Diario Uno > Mundo

Un atentado dejó al menos 45 muertos y 150 heridos en Pakistán

Un atentado con un coche bomba perpetrado en un barrio de mayoría chiita en Karachi, Pakistán, provocó el domingo la muerte de por lo menos 45 personas y dejó 150 heridos, según un nuevo balance de la policía.

El estallido afectó severamente un edificio residencial de cinco pisos en el barrio de Abbas, y provocó un incendio, aunque según la policía dijo a la AFP el objetivo central del atentado aún no estaba claro."Murieron al menos 45 personas y otras 150 resultaron heridas.

Te puede interesar...

"El saldo de víctimas podría elevarse ya que aproximadamente la mitad de los heridos son de gravedad", declaró a la AFP Hashim Raza Zaidi, un alto cargo de la ciudad.

"Entre los muertos y heridos hay mujeres y niños", declaró por su parte Fayaz Lunghari, jefe de la policía de la provincia de Sind, cuya capital es Karachi.

Lunghari indicó que a la explosión inicial le siguió una segunda, pero que todavía se desconocía si se trataba de una bomba o no.

Un testigo, Ijaz Ali, dijo que se encontraba en el tercer piso de uno de los edificios afectados, junto a su esposa e hijos, cuando estalló el coche bomba.

"De repente escuché una enorme explosión y pensé que todo el edificio se desplomaría. Fue como un terremoto. La ventana del cuarto estalló sobre mí, algo me golpeó en la cabeza y quedé inconsciente. Cuando abrí los ojos estaba en el hospital. Estoy feliz de saber que mi familia ha sobrevivido", dijo.

La violencia relacionada con motivos étnicos, sectarios y políticos dejó en la capital financiera de Pakistán, al menos, 2.284 personas muertas en el años 2012, el más mortífero en dos décadas por este tipo de violencia, según la comisión independiente de Derechos Humanos de Pakistán.

Salman Ahmed, un portavoz de la Fundación Edhi de servicios de rescate, confirmó el atentado y dijo que los heridos fueron trasladados a tres hospitales de la ciudad.

Las elecciones generales que se celebrarán a mediados de mayo ocasionaron disturbios en esta ciudad de 18 millones de habitantes. Por primera vez en la historia de Pakistán, las urnas serán las que marquen la transición democrática en el poder.

El mes pasado, la Corte Suprema de Pakistán acusó al gobierno de no hacer nada para prevenir la violencia.