Diario Uno > Mundo > ex presidente

Tres años de cárcel para Nicolas Sarkozy por corrupción

Nicolas Sarkozy, ex presidente de Francia, fue condenado este lunes a tres años de cárcel, uno de ellos firme, por corrupción y tráfico de influencias

El ex presidente de Francia Nicolas Sarkozy fue condenado este lunes a tres años de cárcel, uno de ellos firme, por corrupción y tráfico de influencias, informaron medios de prensa de ese país europeo.

Un tribunal de París dictaminó que existió un "pacto de corrupción" entre el mandatario, de 66 años, su abogado habitual Thierry Herzog y el ex magistrado Gilbert Azibert, que fueron condenados a la misma pena.

Te puede interesar...

Sarkozy, presidente de Francia entre 2007 y 2012, fue declarado culpable de intentar obtener ilegalmente información de Azibert en 2014 en el marco de una investigación en curso sobre las finanzas de su campaña.

En principio, Sarkozy no irá a la cárcel, sino que podrá cumplir su condena llevando un brazalete electrónico en su casa.

El llamado "caso de las escuchas telefónicas" comenzó en 2013 cuando los investigadores intervinieron en comunicaciones pertenecientes a Sarkozy y su abogado Herzog, en el contexto de la investigación contra el mandatario francés.

En ese contexto, descubrieron que ambos intentaron obtener información confidencial de parte de Azibert, después de que Sarkozy fuera denunciado por haber aceptado presuntamente pagos ilegales de la heredera de la firma L´Oreal, Liliane Bettencourt, en el marco de su campaña presidencial de 2007.

Sarkozy es el primer ex presidente de Francia que debió sentarse en el banquillo de los acusados.

Antes que él, solo un ex presidente francés, el mentor político de Sarkozy, Jacques Chirac, tuvo que enfrentarse con la Justicia después de dejar el cargo. Pero debido a su mala salud, Chirac nunca compareció ante la corte.

Sarkozy siempre ha negado los cargos en su contra y ha prometido que se mostrará "combativo" en este juicio.

El ex presidente de Francia fue hallado culpable de haber intentado corromper, junto con Herzog, a Azibert, cuando éste era juez del Tribunal Supremo.

Según la acusación, el ex mandatario buscaba obtener informaciones cubiertas por el secreto profesional e influir en las diligencias abiertas ante la alta jurisdicción relacionada con el denominado caso Bettencourt.

A cambio, habría ofrecido a Azibert su ayuda para obtener un puesto de prestigio al que éste aspiraba en Mónaco, aunque nunca lo obtuvo.

Sarkozy se retiró de la política en 2016. Ante el tribunal afirmó que "nunca cometió el más mínimo acto de corrupción".