Diario Uno > Mundo

Tomate un taxi en Kabul

Afganistán, el país donde el sexo es tema tabú, muchos encontraron el ingenio para poder aunque seaespiar la figura femenina.

Te puede interesar...

El país, extremendamente conservador, hasta el punto que en la televisión se difumina la

imagen de los escotes y los brazos de las mujeres cuando aparecen al descubierto en algunos

culebrones indios, e incluso está mal visto que una mujer embarazada se deje ver en público porque

el hecho de estar encinta supone que ha mantenido relaciones sexuales, un tema totalmente tabú.

Los taxistas de Kabul, la capital afgana, suelen decorar siempre el interior de sus

vehículos. Para ello, utilizan todo tipo de motivos. Hay para todos los gustos. Algunos colocan

puntillas y fotos de flores en la parte interior de las puertas, otros pegan postales de lugares

hermosos, e incluso alguno se atreve a poner en el salpicadero del taxi un corazón rojo de plástico

con una flecha clavada, que se enciende cada vez que pisa el pedal del freno.

Muchos conductores, sin embargo, adornan el interior de las puertas de sus vehículos con

fotos de mujeres ligeras de ropa, con pechos prominentes, escotes generosos, falditas que a duras

penas les cubren las nalgas, y abrazadas seductoramente a un varón.

En un país donde los matrimonios ni tan sólo se cogen de la mano en público y lo que más se

valora de una ministra es que defienda el uso del velo islámico, eso, sin duda, es pura

pornografía.

En Kabul las mujeres evitan coger un taxi cuando van solas. No es para menos.