Diario Uno > Mundo

Por primera vez, un Papa no comenzó bendiciendo al pueblo, sino pidiendo su bendición y ese fue Francisco I

El papa Francisco I, primer pontífice latinoamericano de la historia de la Iglesia católica, el argentino Jorge Mario Bergoglio, comenzó su pontificado este miércoles desde el balcón de San Pedro con un gesto inédito: pidiendo al mundo que bendiga a su obispo y no impartiendo la bendición al mundo.

Un gesto sorprendente, casi una revolución para el líder de la Iglesia de 1.200 millones de católicos, de los cuales casi la mitad residen en América Latina y hablan español como él.

Te puede interesar...

"Comenzamos este camino, obispos y pueblo, un camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a toda la Iglesia. Oremos siempre los unos por los otros y todos por el mundo. Para que haya una gran fraternidad. Que este camino de Iglesia que hoy comenzamos y en el que me ayudará mi cardenal vicario, aquí presente, sea fructuoso para la evangelización", declaró.

"Les pido un favor: en lugar de que el obispo bendiga al pueblo, quiero que la plegaria del pueblo pida la bendición para su obispo", propuso.

"Recen por mí y nos vemos pronto. Mañana pediré a la Virgen que proteja Roma. Buenas noches a todos y que descansen", concluyó Bergoglio.

Primero había pedido una bendición para su predecesor Benedicto XVI, que renunció a su cargo en febrero, algo que no ocurría desde hacía siete siglos. "Quiero antes que nada pedir una oración para nuestro papa emérito Benedicto XVI. Oremos para que el Señor lo bendiga y la Virgen María lo proteja", rogó.

Ya antes de mostrar la cara, el papa Francisco ya había seducido a las masas romanas.

El anuncio de que tomaría el nombre de San Francisco de Asís, santo patrono de Italia, había provocado júbilo en la multitud.

También fueron acertadas sus primeras palabras, cuando el argentino de 76 años dijo que los cardenales habían ido a los "confines de la tierra" en busca del obispo de Roma, recordando al amado papa Juan Pablo II, un cardenal polaco que dijo en su primer saludo en 1978 que los cardenales lo habían traído "de un país lejano".

El ex cardenal Jorge Bergoglio es hijo de un inmigrante italiano, y habla la lengua de la península con un acento apenas perceptible.

Para leer más:

El mundo contuvo el aliento hasta que se oyó el nombre de Bergoglio

¿Quién es Jorge Bergoglio?

Euforia en el arzobispado de Mendoza

Contra el aborto y el matrimonio gay

Todo el planeta habla del Papa Argentino

Buena onda de las organizaciones judías