Diario Uno > Mundo

Lula Da Silva descartó volver a presentarse para presidir Brasil

"No pienso" en volver a la presidencia, declaró Lula al diario Estado de San Pablo, porque "quienfuera electo presidente (este año) tiene el derecho legítimo a ser candidato a la reelección, yo ya

tuve la gracia de Dios de gobernar este país por ocho años", enfatizó.

Te puede interesar...

Lula participará mañana en el cierre del cuarto Congreso del Partido de los Trabajadores

(PT), cuando será proclamada la candidatura presidencial de Roussef, actual ministra de la Casa

Civil (una suerte de jefa de gabinete de ministros).

El presidente dijo que no eligió a Rousseff como candidata en 2010 como un ardid para

retornar al poder en 2014.

Nadie quiere "ser vaca de pesebre (en referencia a un adorno) y yo tampoco iría a escoger una

persona para ser vaca de pesebre. Todos los políticos que intentaron elegir a alguien para

manipularlo fracasaron", dijo.

Rousseff está segunda en las encuestas de opinión, con 25 por ciento de popularidad, a 11

puntos del favorito, el opositor José Serra, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, según

una encuesta divulgada ayer.

En la entrevista, recogida por Ansa, Lula expresó su confianza en la victoria de Rousseff en

los comicios del 3 de octubre. "Ella va a crecer" en las encuestas, aseguró.

Dijo que, de ganar, Rousseff tendrá que gobernar con "el ritmo de ella, el estilo de ella y

si ella toma una decisión más a la izquierda que yo, yo tengo que encarar eso como algo normal",

observó.

Sostuvo que tras su salida del gobierno asumirá un rol secundario en la vida política, y

descartó actuar como un poder paralelo.

"Yo estaré espiritualmente con ella, pero a mi me cabe comportarme como un hincha en la

tribuna, aplaudir los aciertos de ella, haciendo fuerza para que ella haga lo mejor", insistió.

Lula, fundador y máximo dirigente del PT, reconoció que escogió a Rousseff como su sucesora

antes que el propio partido.

Rousseff, economista de 62 años, tuvo a su cargo la ejecución del Programa de Aceleración del

Crecimiento, de obras de infraestructura y viviendas populares.

Lula dijo que se asombró con "la dedicación, la capacidad de trabajo" de Rousseff, y comentó

que esos atributos lo convencieron de que ella es "algo más que una tecnócrata, sino una persona

con un potencial político extraordinario".