Mundo
Los organizadores de "Punto e a capo" (Punto y aparte) planearon stands con asesoramiento de belleza y sesiones de autoestima.

Italia abrió su primera “Feria del divorcio”, apuntada a adaptarse a la vida de soltero/a

Por UNO

Uno de los países más católicos, Italia, celebrará su primera feria dedicada al divorcio. Lamuestra "Punto e a capo" (Punto y aparte) abrió sus puertas este sábado en Milán para ofrecer

servicios como asesoramiento de belleza y sesiones de autoestima.

Hasta hace pocos años la tasa de divorcio era una de las más bajas de los países de su

entorno, pero recientemente Italia se ha acercado a países como EE.UU. o el Reino Unido: uno de

cada cuatro matrimonios acaba en ruptura.

En un país que otorga gran importancia a mantener las apariencias, el éxito de un servicio

que les permita sobrellevar el final de lo que fue una relación feliz, está prácticamente

asegurado, según la corresponsal de la BBC en Roma, Emma Wallis.

Tres años para divorciarse

Aunque fue legalizado a mediados de los setenta, la Iglesia católica aún desaprueba el

divorcio. "Como pasa con la mayoría de las cosas en Italia, obtener un divorcio no es nada fácil",

informa Wallis. "Las parejas tienen que esperar hasta tres años hasta que éste se consuma".

El promotor de la feria del divorcio, Franco Zanetti, dice que las parejas tienen muchos

planes que hacer en ese tiempo.

"Los italianos no estamos muy acostumbrados al divorcio. Todavía es juzgado negativamente.

Así que queremos ayudar a la gente a empezar de nuevo, y quizás aprender de los errores del

pasado", afirma Zanetti.

A Zanetti se le ocurrió la idea cuando visitó Austria hace dos años y asistió a la feria del

divorcio de Viena, pero decidió adaptarla a las necesidades de los italianos. Su feria no se centra

tanto en las cuestiones legales como en las que giran en torno a la ayuda para adaptarse a la nueva

vida de soltera o soltero.

"Habrá más de 20 stands y una sala de reuniones donde celebraremos talleres y charlas.

Esperamos recibir unas 2.000 visitas en el fin de semana", añadió.

Psicoterapeutas, abogados, organizadores de eventos, pasteleros y el primer planificador de

divorcios del país estarán presentes. Habrá una noche dedicada al speed dating (citas rápidas)

entre recién divorciados, así como terapia artística y ofertas de balnearios ideados para elevar la

autoestima.

Los organizadores dicen que si el evento es un éxito, celebrarán uno similar en Roma dentro

de seis meses.

Dejá tu comentario