Diario Uno > Mundo > Navalny

Exigen la liberación de Navalny, pero Rusia la rechazó

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos exigió en las últimas horas la liberación del lider opositor ruso Alexei Navalny, pero el Gobierno ruso rechazó la petición

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) exigió este miércoles al Gobierno ruso la liberación "inmediata" del opositor Alexei Navalny bajo el argumento de riesgo de vida, pero el Kremlin rechazó aplicar el dictamen por considerarlo carente de "toda base legal" de acuerdo a su régimen jurídico.

"El Tribunal tuvo en cuenta la naturaleza y el riesgo importante para la vida del demandante, (...) a la luz de las circunstancias generales de la detención actual del demandante", precisó la corte en un comunicado sobre el fallo, que había sido adelantado minutos antes en la página web del disidente.

Te puede interesar...

Si bien la corte recordó que el país tenía "la obligación de respetar" la resolución por ser firmante de la Convención Europea de Derechos Humanos, las autoridades rusas rehusaron adoptarla.

"Esta demanda es deliberadamente inaplicable puesto que no existe ningún fundamento en la legislación rusa que permita la liberación de esta persona", explicó a la prensa local el ministro de Justicia, Konstantin Shuichenko, quien denunció "una injerencia grosera y flagrante" en los asuntos internos rusos, reportó la agencia de noticias Sputnik.

El TEDH adoptó esta "medida provisional" a raíz de una petición realizada por el opositor ruso el pasado 20 de enero, en la que consideraba que las disposiciones tomadas por las autoridades rusas durante su arresto "no daban garantías suficientes sobre su vida y salud", por lo que exigía su liberación.

Navalny fue detenido en Moscú el 17 de enero, en cuanto regresó a Rusia tras haber pasado cinco meses en Alemania, convaleciente.

A principios de febrero, un tribunal hizo efectiva una pena en suspenso de cárcel en su contra, que incluye los 10 meses que pasó bajo arresto domiciliario, por lo que si sus abogados no logran apelar el fallo, el opositor se enfrenta a dos años y ocho meses de prisión.

Su detención y condena provocaron manifestaciones en todo el país, duramente reprimidas por las autoridades, que detuvieron a unas 11.000 personas.

Aunque el TEDH señaló que los Estados miembros de la Convención de los Derechos Humanos "tienen la obligación de respetar" las medidas provisionales que pronuncia, países como Turquía en 2005, Moldavia en 2009 o la propia Rusia en 2016 fueron condenados por "no respetar" este tipo de disposiciones.

Las medidas provisionales son el resultado de un procedimiento excepcional. Constituyen "medidas de urgencia", tomadas en consideración cuando existe "riesgo inmediato de daño irreparable", con el objetivo de permitir el "buen funcionamiento del proceso".

El TEDH recordó que este tipo de decisiones no permite, sin embargo, "prejuzgar decisiones posteriores sobre la admisibilidad o el fondo del proceso".