Diario Uno Mundo
Los menores, de 6, 5, 4 y 2 años, no sabían comunicarse salvo por gruñidos y vivían en una casa de Denver entre heces de gato, humano, orina y moscas.

Un espanto: rescataron a cuatro niños desnutridos que estaban encerrados por sus padres en Denver

Cuatro niños pequeños prácticamente desnutridos fueron rescatados de un departamento de Denver por las pésimas condiciones en que vivían fueron víctimas de abuso, que estaban encerrados y sólo se pueden comunicar con gruñidos, según la declaración jurada, que indica que vivían entre heces de gatos y humanos, orina y moscas.

El documento dado a conocer expresa que la Policía de Denver encontró a los niños, de 6, 5, 4 y 2 años, viviendo en una casa con el olor "insoportable" de un animal en descomposición. No les habían ensañado a ir al baño ni asistían a ninguna escuela, según la misma declaración.

Los cuatro varones fueron colocados en custodia de protección y fueron sometidos a pruebas en un hospital, que detectaron la malnutrición y los demás problemas.

Los padres -Wayne Sperling, de 66 años, y Lorinda Bailey, de 35- fueron acusados de cuatro cargos de abuso infantil grave y deben presentarse ante un tribunal el martes. La pareja se había declarado culpable en junio de 2009 de abuso infantil menos grave, según la misma declaración obtenida inicialmente por el canal de televisión ABC 7 de Denver.

Las autoridades acusaron a los padres después de una investigación que comenzó el 29 de septiembre, cuando Bailey llevó a su hijo menor al Hospital Infantil St. Joseph por un corte en la frente, que dijo fue a consecuencia de una caída, reportó el canal de noticias. Un médico de la sala de emergencias informó a las autoridades que el niño estaba sucio y olía a humo de cigarrillo, lo que provocó una pesquisa de un trabajador social del Departamento de Servicios Humanos. El niño también tenía marcas de lo que parecían ser pellizcos en la oreja derecha, indicó el médico.

El agente N. Rocco-McKeel de la Policía de Denver acompañó al trabajador social al departamento y reportó que encontró cinco gatos y heces en el piso de toda la vivienda. No fue posible ubicar la fuente del mal olor reportada por las autoridades, pero parecía venir de una habitación donde las moscas lo cubrían "todo".

La madre dijo que no pensaba que el departamento estaba en malas condiciones y negó que los niños tuvieran problemas de desarrollo. Rocco-McKeel aseguró que los tres niños mayores parecían tener la misma estatura, reportó ABC 7. La madre agregó que ella estuvo viviendo sola en otro departamento del mismo edificio durante los últimos dos meses, pero que veía a los niños casi todos los días.

Por su parte, el padre dijo a los investigadores que está desempleado y que se ocupa principalmente de los niños, agregando que planeaba comenzar a educar en casa a su hijo de 6 años.

También dijo que la material fecal en el suelo eran de los gatos. La declaración jurada indica que había unos 4 centímetros de heces debajo de la cama tipo litera donde dormían los niños y que el suelo estaba empapado de orina de gato.

El canal ABC 7 también reportó que un médico de un centro especializado en crisis familiares le afirmó a la policía que no parecía que los niños fueran vistos regularmente por un médico y que el de 5 años no tenía historia clínica.

Fuente: AP.

 Embed      
Los siniestros padres Wayne Sperling, de 66 años, y Lorinda Bailey, de 35, acusados de cuatro cargos.
Los siniestros padres Wayne Sperling, de 66 años, y Lorinda Bailey, de 35, acusados de cuatro cargos.
 Embed      
La habitación del horror.
La habitación del horror.

Seguir leyendo