Mundo
Éste es el increíble caso del italiano que se inventó decenas de entrevistas con genios y celebridades. Los diarios le pagaban por sus notas.

El periodista mentiroso más popular

Por UNO

La historia del periodismo escrito habrá conocido sobresaltos parecidos. Pero seguramente elincreíble caso de Tommaso Debenedetti supera cualquier proeza anterior. En sólo unas semanas, este

joven freelance italiano, especialista en asuntos literarios y culturales, se ha convertido en una

celebridad entre los escritores más importantes del mundo.

Philip Roth, Gore Vidal, Toni Morrison, E. L. Doctorow, Günter Grass, José Saramago, John

Grisham, los flamantes premios Nobel Jean-Marie Gustave Le Clézio y Herta Müller... Todos ellos

hablan estos días de Tommaso Debenedetti, mientras bucean en su memoria tratando de recordar cómo y

cuándo lo conocieron.

Todos saben quién es, con bastante probabilidad pocos de ellos lo han visto, aunque podríamos

apostar que algunos están deseando echárselo a la cara.

Un tipo con el cuajo, la agenda y la sangre fría de Tommaso Debenedetti no aparece todos los

días. En los últimos tiempos, todos esos autores han sido supuestamente entrevistados por él.

Algunos ni siquiera lo saben. Pero Debenedetti ha publicado en diversos medios italianos largas

conversaciones con ellos: preguntas, repreguntas, respuestas brillantes y elaboradas, piezas no

exentas de estilo, color, descripción de vestuario, actualidad política, garra...

El pequeño detalle es que casi todas esas entrevistas eran falsas. Inventadas. Fantasía pura.

Lo curioso es que Debenedetti llevaba publicando sus falsos encuentros al menos desde 2006, y

nadie se dio cuenta del pastel hasta el pasado mes de marzo.

Fue culpa de, o gracias a, Philip Roth. Y a Barack Obama.

Una periodista del diario La Repubblica, Paola Zanuttini, entrevistó el 26 de febrero a Roth

para Il Venerdì con motivo de la publicación en Italia de su última novela, La humillación. La

conversación, pesimista y vibrante, titulada "El sexo y yo", estaba acabando cuando la periodista

hizo la siguiente pregunta a Roth.

–¿Por casualidad también está insatisfecho con Barack Obama? En una entrevista a un diario

italiano, Libero, resulta que lo encuentra incluso "antipático, además de ineficaz y deslumbrado

por los mecanismos del poder".

La respuesta de Roth fue fulminante:

–¡Pero si nunca he dicho una cosa semejante! Es grotesco. Escandaloso. Es lo contrario de lo

que pienso. Considero que Obama es fantástico. Y encuentro el ataque al que le someten los

republicanos muy parecido al que sufrió Roosevelt (...). Estoy muy enojado por esas declaraciones

que me han atribuido: nunca he hablado con ese Libero . Desmienta todo. Ahora mismo llamo a mi

agente.

La noticia se difundió como la pólvora por los blogs italianos. Maurizio Belpietro, director

del tabloide conservador Libero, un sabueso que ha trabajado para Silvio Berlusconi dirigiendo

Panorama y que hoy defiende al primer ministro italiano en todas las tertulias televisivas,

reconoció su error y su embarazo, y mandó borrar la entrevista de la web.

Hoy, una red de ilustres autores damnificados tiembla cuando recibe las llamadas de Judith

Thurman, escritora y periodista (de plantilla) de The New Yorker. Ella ha investigado a fondo y ha

encontrado una veintena larga de entrevistas firmadas por Debenedetti desde 2006 hasta ahora,

publicadas casi todas en Il Piccolo de Trieste , la ciudad de Claudio Magris. Luego ha puesto a

prueba la memoria de los autores.

Dejá tu comentario