Diario Uno > Mundo > Ángel vengador

El "Ángel vengador", cazaba pedófilos y los atacaba a martillazos

Un hombre que se hacía llamar el "Ángel vengador", porque buscaba a los pedófilos y los agarraba a martillazos. Está preso y deberá cumplir 25 años de prisión

El "Ángel vengador", cazaba pedófilos y los reducía a martillazos. Un hombre que hizo justicia por mano propia se hacía llamar el "Ángel vengador", porque buscaba a los pedófilos y los agarraba a martillazos. El hombre está preso y deberá cumplir una condena de 25 años por haber agredido a al menos tres pedófilos.

La historia de Jason Vukovich es muy particular y llama mucho la atención ya que al tomar justicia por su propia mano fue condenado por haberle pegado a tres pedófilos con un martillo. Pero además su historia personal es muy dura y de alguna manera justifica su accionar.

Te puede interesar...

El hombre es oriundo de Alaska, Estados Unidos y cuando fue pequeño sufrió abuso sexual de parte de su padrastro. Un trauma que no curaría jamás y que evidentemente fue la secuela y el caldo de cultivo para que después con los años actuara como actuó. Por los tres ataques perpetrados a abusadores fue condenado a 25 años de prisión.

Desde el 2018 esté preso y cumple condena por tres ataques a tres abusadores de menores. El modus operandi en todos los casos, es el mismo; buscarlos, encontrarlos y pegarles con un martillo.

Vukovich cuenta que de niño fue abusado por su padrastro mientras rezaban por las noches. Por estos abusos su padrastro fue culpable en segundo grado y solo recibió una leve condena en suspenso y nunca fue a prisión ni estuvo tras las rejas.

Como si todo esto fuera poco, nunca recibió ninguna asistencia psicológica y huyó de su casa a temprana edad. Ahí comenzó una vida marginal que lo llevó a tener antecedentes penales a temprana edad.

En 2016, Vukovich anotó en un cuaderno una lista de nombres de abusadores de menores, entre los cuales se incluía a Wesley Demarest, de 67 años. Según indicó Demarest el 29 de junio de 2016 un martillazo rompió el vidrio de una de las ventanas de su casa. Luego contó que no recuerda bien qué pasó solo que despertó en el suelo y en medio de charco de sangre.

Demarest fue la tercera víctima de Vukovich ya que días atrás había hecho lo mismo con Charles Albee, Andres Barbosa. Mientras los agredía Vukovich les repetía; "Soy tu ángel vengador".

Antes que lo condenaran Vukovich se arrepintió de sus actos pero la justicia, que con cuando él sufrió los abusos no tuvo el peso que tuvo que tener, luego sí lo tuvo cuando el tomó justicia por mano propia.