Mundo
La fórmula secreta está en un compuesto de nutrientes procedentes de sangre animal y microorganismos, donde se coloca una célula que podría teóricamente alimentar a toda la población mundial por un año.

Cómo obtener carne sin matar animales

Por UNO

La carne producida en laboratorios abre la puerta a un futuro sin frigoríficos ni productoresganaderos trabajando sobre grandes extensiones de tierra.

La producción en laboratorios de carne sin necesidad de matar animales se aleja de la ciencia

ficción y podría poner, en menos de diez años, una hamburguesa verde sobre el plato.

Esta carne se elabora a partir del cultivo en el laboratorio de células madre o de músculo de

animales como pollos, cerdos o corderos. La alternativa fue considerada como uno de los 50 inventos

del año, según la revista Time, en 2009 y sería hasta más sana y menos contaminante y tendría las

mismas proteínas que la carne normal, según sus defensores.

Existe a nivel global una organización que reúne los esfuerzos de todos los científicos del

mundo en este campo. Se llama New Harvest y su director, Jason Matheny, indicó que se pueden hacer "

hasta hamburguesas que prevengan los ataques al corazón". Esto indica que se podría incluso

controlar la producción para evitar enfermedades como el mal de la vaca loca o la gripe A.

Inclusive, se puede obtener carne light.

"La mayor parte de lo que comemos viene del laboratorio, todo está procesado", indicó

Matheny, para convencer a los que desconfían de una comida alejada de los campos y elaborada con

ganaderos de bata blanca.

Sobre la posibilidad de que estas prácticas experimentales puedan tener efectos inesperados

para la salud humana, el especialista respondió: "No somos conscientes de ningún riesgo".

La fórmula secreta está en un compuesto de nutrientes procedentes de sangre animal y

microorganismos, donde se coloca una célula que podría teóricamente alimentar a toda la población

mundial por un año.

Por el momento, el resultado son sólo unas pequeñas tiras de carne de cerdo de un centímetro

de largo, pero Según Metheny, si la tecnología continúa avanzando, en cinco o de cinco a diez años

esas tiras "podrían producir sustitutivos de carne a gran escala con dureza suficiente como para

hincarle el diente y confundir su sabor con el tradicional", indicó.

En Estados Unidos, la NASA entró en el camino de esta investigación en 2001 para mejorar la

dieta de los astronautas, pero los altos costos del desarrollo interrumpieron su avance y desde

entonces, el gobierno holandés es el que más ha invertido en esta carrera y le siguen centros de

investigación en Estados Unidos, Japón, Australia y en los países escandinavos.

La idea una carne que no cueste vidas de los animales es una aspiración que va más allá de

las reivindicaciones de los defensores de la naturaleza y podría ser una solución a la

insostenibilidad de un planeta con un ganado que devasta el Amazonas y aumenta el calentamiento

global, como alertó el informe de Naciones Unidas La Larga Sombra del Ganado.

Dejá tu comentario