Mendoza Domingo, 4 de marzo de 2018

Una muestra que juega con colores y texturas

En la Barraca. La exposición, un homenaje a Beatriz Báez, se puede visitar en la sala de arte del centro comercial en Dorrego, Guaymallén

Este mes la muestra homenaje Entre urdimbres y tramas tejió la vida, de la reconocida artista mendocina Beatriz Báez, dio que hablar, ver y sentir. Podrá visitarse este lunes en la Sala de Arte de La Barraca Mall, con entrada gratuita, de 10 a 22.El arte y el telar fueron el modo de vida de esta artista mendocina. Por ello Marcelo von der Hyde y Clara Báez (su hija) organizaron esta muestra compuesta por tapices, esculturas, objetos de arte y trajes que dan a conocer los distintos estilos que trabajó la artista en diferentes etapas de su vida. Beatriz comenzó su investigación y estudio de técnicas textiles en la ciudad de La Plata. De nuevo en Mendoza trabajó con Luis Quesada en un taller textil. Llevó a la técnica de tapiz cuadros de diversos artistas como Chalo Tulián, Scalco y lógicamente Luis Quesada. En esta nota su hija Clara recuerda y nos plasma en cuerpo y alma a su madre, una artista plena que amó el telar. -¿Cómo y desde cuándo Beatriz comenzó a realizar estas técnicas?-Son 40 años de trabajo ininterrumpido, estudio e investigación permanente. Mi abuela materna tejía al telar, por lo tanto la técnica nunca le resultó lejana. En Buenos Aires comenzó con el arte textil en la década del '70. -¿Qué significó para vos verla trabajar?-Voy a hablar en plural, en nombre de mis hermanas y de mi papá, su compañero incondicional de toda la vida, y mientras organizamos la exposición surgieron muchos recuerdos hermosos y charlas profundas. Mi mamá era una artista de corazón, apasionada por su arte. La atravesaba completamente en su vida. De ahí el nombre de la exposición Entre urdimbres y tramas tejió la vida. Era admirable verla en ese mundo propio y esa facilidad de reinventarse siempre y con una capacidad de trabajo increíble. Tenía esa chispa creativa que sólo algunos seres poseen de jamás repetirse, y buscar y buscar incansablemente la expresión pura del material.-¿Cuál es la característica principal de sus obras?-Lo que más se ve en su obra es la transgresión a los materiales y a las técnicas. La libertad con la que los mezcla. El saber explotar cada idea hasta el punto máximo en lo creativo.-¿Qué materiales son los más utilizados?-Los materiales con que trabajaba eran sumamente variados y generalmente combinaba texturas: lana, madera, piedra, semillas, papel, cobre, seda, fieltro. Todo puede existir en una sola obra con el fin de expresar su mensaje.-¿Qué inspira su obra cuando la ves? -Hay una idea que la caracteriza y es la tierra, lo latinoamericano y una simbología arcaica primaria, que es resultado de la expresión de una búsqueda y trabajo interior muy grande. Sus títulos tienen una magia que lleva a conectarse con lo más primitivo y genuino que tenemos todos. Sitios para orar o Vestuario para algún ceremonial reflejan el lugar que ella daba a lo americano y a lo ritual.-¿Qué especializaciones realizó? -Ella fue autodidacta y precursora del arte textil en Mendoza. No bien llegó a Colombia se contactó con la directora de la carrera de Arte Textil en la Universidad de Los Andes (Bogotá), allí se sumerge en un mundo nuevo de técnicas textiles precolombinas, especializándose en los talleres de pretelar (la misma hebra trabaja como urdimbre y trama) y telar (urdimbre y trama con diferentes hebras). Siempre se mantuvo conectada a la actividad textil nacional e internacional a través de revistas, artículos, bienales. -¿Es la primera muestra que hacés de ella, como homenaje?-Sí, es la primera abierta al público. La hicimos con mucha gente. Amigas, artistas cercanos a su trabajo y alumnas de ella participaron recopilando obras, aportando ideas, en el armado de la muestra. Fue muy lindo ver tanto cariño y admiración. Era una celebración a su vida y su obra.-¿Qué te provoca cuando ves su obra?-Su obra provoca emoción. Notamos con mis hermanas que la gente que asistió a la inauguración estaba impresionada y emocionada al ver la variedad y la fuerza en la expresión de su obra. Es muy impactante poder observar la variedad de técnicas. La calidez de los materiales utilizados, los colores. Y al mismo tiempo la sutileza. Su alma, su ser, su energía está presente en toda y en cada una de sus obras. La verdad que mi mamá varió, creció, innovó en técnicas, materiales, colores... Eso tratamos de mostrar en esta exposición. Buscamos hacer un mapeo general de sus 40 años de trabajo. La exposición es variada, es un paseo por la expresividad de Beatriz. Los invitamos a transitar ese paseo por la historia del arte textil mendocino a través de su obra, y recordar a la chilena, la tejedora, la maestra, la amiga, la artista

Más noticias