Diario Uno > Mendoza

Una clarividente aseguró que Johana Chacón está muerta y enterrada en la finca donde la vieron por última vez

 Embed      

Por Soledad Segadessegade@diariouno.net.ar

Una mujer que dice ser clarividente amenazó con venir desde Tierra del Fuego para encadenarse a la puertas de la finca de Lavalle, domicilio de la desaparecida Johana Chacón, ya que, asegura, el espíritu de la niña se comunica con ella y le indica el lugar donde está enterrada.

Tan convencida está la mujer de que la niña fue asesinada y enterrada, que ya vino la semana pasada a Mendoza y ante la negativa del fiscal Santiago Garay de dejarla entrar a la fina, se las arregló para llegar al lugar y señalarle a un grupo de policías el sitio donde, dice, está enterrada la niña que habla con ella desde el más allá.

“Johana siempre me transmitió que está muerta. Me transmite la finca en la que vivía con su hermana, el marido y otros hombres. Me pide que me concentre en el fondo, como si hubiera algo parecido a piletas, algo viejo, de muchos años, como si estuviera tapado, me transmite dos árboles”, vivenció Verónica Contreras, una supuesta clarividente que dice tener comunicación con los muertos. Aseguró que la joven lavallina de 13 años desaparecida desde el 4 de septiembre está enterrada en la finca de su tutor Luis Curallanca y negó que se trate de un caso de trata de personas.

La mujer dijo además que "no le extrañaría" que los huesos quemados encontrados por los investigadores sean de Johana. 

La mujer, quien es malargüina pero vive desde hace años en Río Grande, Tierra del Fuego, relató a diariouno.com.ar que se enteró del caso de Johana por Facebook y que desde el momento que conoció todos los datos la adolescente se puso en contacto con ella.

“Me habla de una persona que a ella le pegó y que siempre la maltrató. Esa persona hace poco tuvo una perdida familiar, un niño o niña”, sostuvo Contreras. Casualmente Beatriz, la hermana mayor de Johana que estaba embarazada de unos seis meses, perdió a su bebé hace unos 10 días.

“Me transmite: ‘Adrián, dejáme Adrián’”, quien sería el hijo de Luis Curallanca, dueño de una finca en Villa Tres de Mayo, de Lavalle, donde vivían las hermanas Chacón desde hacía tiempo.

“Sufre mucho por sus libros, me transmite que era una alumna muy ejemplar y de una letra muy bonita. Quienes la conocen deben saber que a ella le gustaba escribir poemas, poesías, historias. Tenía un deseo muy importante que era el de ser educadora. Sé que la niña está muerta, no me interesa quién fue, pero sé que está muerta”, reiteró la clarividente malargüina, quien sostuvo que nació con ese don y que desde chica se comunicaba con los muertos.

Verónica Contreras resaltó que no está interesada en la recompensa, simplemente lo hace como madre de dos hijas y para ayudar a encontrar el cuerpo de Johana Chacón. Por esto le pidió a los investigadores, en este caso el fiscal de Delitos Complejos Santiago Garay, que le dé una sola oportunidad de entrar a la finca de Curallanca para percibir y encontrar a la chica de 13 años.

“También me habla como que hubieran llevado pistas de un lugar a otro lugar que tiene algo que ver con el dueño de la finca, como para despistar a los investigadores, dijo la clarividente. Justamente, el lunes pasado se encontró un pantalón de jean similar a uno que usaba Johana en una finca de Maipú donde Luis Curallanca haría algunos trabajos.

“La niña solamente pide que se concentren porque ella está ahí. No es un tema de trata de personas, ni que la vendieron, ni la robaron, ni la raptaron. Nunca salió de la finca donde vivía con su hermana y un entorno familiar”, reafirmó.

El sábado 20 la mujer quien, según ella, tiene masters en fenómenos paranormales, se presentó en la Comisaría 17 de Lavalle donde un chofer la acompañó hasta la tranquera de la finca. “El olor de la noche dice todo. No es necesario ser clarividente, ni vidente, ni nada, hay cosas, olores que perciben los baquianos o los perros que están bien entrenados para encontrar cuerpos de personas”.

“Pienso volver y quiero dejar un mensaje para los que viven en la finca Curallanca y para alguien de Maipú: Por más que saquen lo que hay de la pequeña y lo pongan en otro lugar, yo Verónica Contreras la voy a encontrar”, aseguró.

Otra cosa llama la atención de Contreras es la hermana de Johana: “Sé que demoró 6 horas en poner la denuncia, ¿por qué tardó tanto? ¿Qué se esperó en 6 horas?, ¿Que se haga un pozo y la entierren?”

Aseguró que en 30 días volverá a Mendoza y si no es escuchada se encadenará en la tranquera de la finca. "Cualquier acto de justicia es aceptable para encontrar una persona desaparecida. No tengo problema en poner una carpa en la entrada. Cuando quiero mostrar algo no paro hasta demostrarlo".