Mendoza Martes, 18 de septiembre de 2018

Uber y Cabify tendrán cupo ilimitado de vehículos para operar en Mendoza

Si hacen todos los trámites, la semana que viene ya podrán activar sus aplicaciones por completo y comenzar a operar en Mendoza.

Oficialmente ayer fue reglamentada en Mendoza la Ley de Movilidad, con lo que a primera hora de la mañana las plataformas digitales como Uber y Cabify quedaron habilitadas para operar.

Aunque quedarán activas en los próximos días, también se confirmó que no tendrán un cupo de vehículos para operar en la provincia, por lo que la cantidad de choferes quedará regulada según el número que consideren necesario.

Además, taxis y remises podrán trabajar para sus empresas y para las aplicaciones en simultáneo.

La llegada de las empresas extranjeras es inminente, pero no sucedió aún porque deben cumplir con trámites burocráticos relacionados con la inscripción como Empresas de Redes de Transporte (ERT), que es la figura jurídica contemplada en la ley.

Cuando eso suceda (no debería llevar más de una semana), ya podrán activar sus aplicaciones por completo y comenzar a operar en Mendoza.

"Paulatinamente semana a semana deben ir dando de alta a los conductores interesados en prestar el servicio, previo acreditar que cumplen con todos los requisitos que les hemos impuesto, como el carnet profesional, tener vehículos con menos de 5 años de antigüedad, contar con seguro para terceros transportados y tener la verificación técnica", explicó el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema.

De esta manera, es muy probable que durante las primeros días de funcionamiento pleno hayan pocos autos disponibles para la demanda de usuarios que soliciten el servicio, y que eso se vaya equiparando con el pasar de las semanas.

Sin límites

La reglamentación de la ley estableció todos los parámetros que las empresas deberán respetar para poder trabajar en Mendoza, pero no fijó un límite respecto de la cantidad de vehículos que podrán hacerlo.

Serán las empresas las que, analizando cuántos conductores necesitan en la calle, determinen su propio límite para habilitar a nuevos choferes.

Este detalle es importante, ya que ambas plataformas aseguran tener miles de inscriptos.

De todas formas, Mema considera que el haber sido inflexibles en cuanto a los requisitos, sobre todo de la antigüedad de los vehículos, hará que esa cifra de conductores no sea tan grande.

Tarifas propias

El otro aspecto fundamental que estableció la reglamentación fue que las empresas podrán fijar sus propias tarifas basados en los kilómetros que recorran los vehículos entre el punto de inicio del viaje y el final.

Este era uno de los requerimientos más importantes que habían hecho Uber y Cabify, ya que de esta manera podrán diferenciar los servicios que ofrecen.

"Es diferente al servicio de transporte público y al de interés general que son los taxis y remises que nosotros conocemos, que pueden hacer oferta pública, levantar pasajeros por la calle, tienen una tarifa, tienen identificación", agregó Mema.

Con los mismos autos

A pesar de la resistencia que expresaron y siguen ejerciendo taxistas y remiseros al desembarco de Uber y Cabify, los que deseen hacerlo también podrán trabajar para las plataformas electrónicas y sin dejar de operar con su servicio habitual.

"Taxis y remises pueden trabajar para las empresas. Si son llamados por la plataforma tienen que pagar la tarifa de ellos, y si lo hacen con el servicio de taxis, debe ser con la tarifa que defina el Estado, pero podrán hacerlo con sus coches de taxis o remises y en el mismo momento", detalló el funcionario.

En cuanto a los vehículos que trabajen para las aplicaciones, no será necesario que tengan logo.

Lo único que sí será necesario es que, en caso de ser requerido en un control vial, acrediten las identidades de usuario y conductor tal como lo indica la aplicación y que lógicamente ambos la tengan en funcionamiento, para constatar que el viaje corresponde al servicio.