Mendoza Domingo, 29 de abril de 2018

Su conmovedora historia será parte de un documental

El baterista con lesión medular que llegó a tocar con Coldplay prepara un material audiovisual inspirador. Marcelo ya grabó con Karamelo Santo y sumó testimonios de artistas y figuras como impulso para superar obstáculos.

"Yo no soy un ejemplo de vida. Todos tenemos altas, bajas, momentos difíciles y otros de felicidad. Ejemplos de vida somos todos. Hay que explotar el potencial que tiene cada uno", aclara Marcelo Mastroiani (46), el batero con lesión medular que llegó a tocar con Coldplay hace dos años y mostró cómo pudo superar algunos obstáculos y cumplir metas.

Después de esta hazaña, darle importancia a los valores y al espíritu humano para "encender antorchas que se han apagado" es uno de los nuevos objetivos que se propuso y que el músico empieza a concretar a través de un documental que ya está en marcha.

Recién llegado de Buenos Aires, donde grabó una versión del tema Tu pa mí con Karamelo Santo y se entrevistó con otras figuras de distintos rubros, el mendocino habló con Diario UNO acerca del nuevo proyecto, pero también de su historia, que se verá reflejada, junto con otras, en esta producción que busca lograr una transformación humana.

Cómo surgió el proyecto

Para Mastroiani, haber tocado con Coldplay en el Estadio Único de La Plata en 2016 fue un antes y un después, tanto para su carrera artística como para resignificar sus luchas diarias, buscando una mejor calidad de vida. "Sigue siendo lo mejor que me pasó", asegura aún hoy acerca de la oportunidad de tocar Amazing day en la previa del recital. Esto fue posible gracias a que los británicos conocieron un video reversionando el tema Fix you y promoviendo el pedido de un arnés especial para poder tocar la batería, gracias a la productora AVI Music.

Más allá del efecto Coldplay y de que el deseo de contar con esta herramienta fue haciéndose realidad, ya que en breve tendrá en sus manos al arnés deseado, el logro le despertó a él y a la productora la idea de realizar un nuevo material difundiendo la enfermedad y un mensaje motivador, ante todo.

"La idea fue dejar de ser el protagonista. En un principio iba a ser como mi biografía, pero planteé dejar de tener protagonismo y dejar encendida la antorcha y que se vayan sumando otros. Cada artista que sea entrevistado, porque hay muchos que tienen mucho para decir, va a exponer algo inspirador", adelantó Marcelo acerca de cómo encararon el docuficción. Es que no sólo tendrá testimonios, sino videos musicales y algunas actuaciones.

Además de Karamelo Santo, hace unos días también sumaron su participación del economista Javier Milei, la conductora Maby Wells y podrían grabar bandas reconocidas, como Los Cafres o Miranda, aunque aún son sólo rumores. A su vez, también participarán artistas mendocinos.

Al preguntarle cuál es su motivación, el baterista dijo: "El amor a la vida, la fuerza del deseo, que es muy fuerte, y a veces me lleva a arriesgar el cuerpo. Todo me demanda un esfuerzo extra. El día a día, a pesar de estar sin tocar, es difícil".

También contó que el desafío, tanto suyo como de quienes padecen lo mismo, es tener una mejor salud, no depender del Estado, afrontar la discapacidad y poder valerse de la nueva tecnología para vivir mejor.

"Queremos concientizar sobre las lesiones de médulas que traen situaciones complejas, que no hay acceso a la información y que requiere de tratamientos carísimos", agregó acerca de lo que mostrará la producción del documental que aún no tiene fecha estimada de presentación ya que el proyecto sigue sumando voces.

"No quiero cambiar el mundo, sino hacer de él un lugar mejor"

A Marcelo le detectaron un astrocitoma antes de que cumpliera los dos años, lo que le provocó una lesión medular de por vida. Sin embargo, asegura que vivió una infancia feliz, sin traumas. Cursó la primaria en una escuela de barrio y el Secundario en el Agustín Álvarez y en Bellas Artes.

"El día a día es complejo. Tenés terapias de todo tipo, hay que dedicarle varias horas, de lo que no hay mucha conciencia. Tuve la suerte de caer en la música, que te hace trabajar una parte de la mente para que resuelvas mejor todo", detalló el baterista que empezó su carrera a los 16, mirando a The Police0.

Teniendo la aprobación de Norma, su mamá y "heroína", empezó a tomar clases y siguió estudiando música. Eso hizo que llegara a tocar en varias bandas, como Artemis y Christmas on Mars. Ahora, está abocado al documental y a proyectos musicales individuales o en compañía de otros artistas.

"Hay que tener espíritu fuerte para sobrellevarlo, para no caer en la melancolía y en la lástima, que a veces surge de las instituciones que no ven el potencial. Yo tuve la oportunidad de darle un toque positivo a la desgracia, de abrir puertas para quienes están sumergidos. No intento cambiar el mundo, sino hacer de él un lugar mejor", cerró el lasherino.