Diario Uno > Mendoza

Se complicó el drama para traer a la beba haitiana a Mendoza

Rosalinda la beba haitiana de 1 año y medio que había sido adoptada por un matrimonio de GeneralAlvear todavía no puede reunirse con sus padres mendocinos tras la negativa de Cancillería de

aceptar una copia del documento que certifica la adopción.

Por estos momentos, Carina y Darío Pacheco no encuentran consuelo ya que si bien pudieron

hacerse de una copia del acta, hoy las autoridades migratorias argentinas reclaman el original o

una copia certificada por el gobierno haitiano.

La desesperación de los papás de la hermosa beba va en aumento ya que ahora deben esperar a

que se les abra alguna puerta ya sea del gobierno nacional, mediante una decisión política de la

presidenta Cristina Kirchner, o del país centroamericano a través del envío de un documento que

avale la existencia del original.

El drama de esta pareja, que no puede concebir y que ya tiene otros cuatro hijos adoptados,

comenzó la semana pasada cuando les informaron que el documento firmado por un juez haitiano había

quedado sepultado bajo los escombros del terremoto del pasado 12 de enero.

Mientras tanto, la familia Pacheco está expectante a que hoy puedan hallar una solución ya

que tras una reunión de funcionarios de la Cancillería, podrían darles tan anhelada respuesta que

esperan: que no habrá problemas en traer a Rosalinda a Mendoza.

En diálogo con

diariouno.com.ar, Carina aseguró que está "angustiada, pero no pierdo la esperanza

de que la presidenta, como es mujer y madre, entienda la situación y colabore con nosotros".

Por su parte, la especialista en derecho internacional de familia Fabiana Quaini manifestó

que no cree que la presidenta haga algo al respecto "ya que está en contra de las adopciones

internacionales porque Argentina nunca adhirió a estos casos".

La adopción de la niña haitiana fue aprobada en octubre de 2009, oportunidad en que la pareja

visitó a su hija y se consolidó el vínculo con la familia. Rosalinda es huérfana desde que sus

padres murieron y hasta el terremoto estuvo viviendo en un orfanato en Puerto Príncipe.

Tras la catástrofe, la niña fue evacuada junto a otros 53 niños que no tenían qué comer en la

isla porque la ayuda humanitaria no llegaba. Ahora, la pequeña está en un orfanato en Pittsburg y

sus padres ya tienen la visa aprobada para ir a buscarla. Siempre y cuando encuentren solución a

las trabas que les pone el Gobierno argentino.