Mendoza Lunes, 30 de julio de 2018

Se cae el techo de un merendero y hacen campaña para cambiarlo

Está en el barrio Sol y Sierra de Godoy Cruz. Medio centenar de chicos y sus padres se alimentan en ese lugar.

Se está derrumbando el techo, mientras allí se alimentan 50 niños y ahora también sus padres. El merendero y ropero comunitario que funcionan en el barrio Sol y Sierra de Godoy Cruz afronta una época de carencias, y la asociación civil De Bulla y Barro que lo sostiene, dirigida por los mismos vecinos, está potenciando una campaña en las redes para remplazar la cubierta del galpón que los cobija, donde funcionan también un Centro Educativo de Nivel Secundario (CENS) y un Centro de Educación Básica para Jóvenes y Adultos (CEBJA).

La barriada está en el extremo oeste de Godoy Cruz, allá por donde desaparece la calle Segundo Sombra.

Allí, antes que nada y aún sobreviviendo, estaban los puesteros que ahora casi parecen ser suburbio de la ciudad. Después está La Lonja, un asentamiento que comenzó a formarse hace unos 40 años. Después se construyó el barrio del IPV Sol y Sierra.

El obrador que utilizó la empresa constructora que hizo el barrio quedó en pie y pasó a ser el corazón social. De Bulla y Barro armó allí un centro cultural, con talleres y muchas actividades. Después la DGE llevó un CENS y un CEBJA.

Las necesidades barriales comenzaron a hacer que comenzara a funcionar también un ropero comunitario y un merendero. "Primero iban los niños de las familias más necesitadas pero hoy, además de los 50 pequeños, también comenzaron a concurrir sus padres", dijo Valeria Encinas, docente e integrante de De Bulla y Barro.

La DGE afronta los costos de luz y gas del lugar, pero todo el resto depende de lo que logre gestionar la asociación civil.

"El galpón tiene 230 metros cuadrados y fue pensado como obrador, como algo provisorio. La cocina y los baños son muy simples. Y el techo, de chapas de zinc, fue reparado durante estos años de forma deficiente, cargándole peso con membrana sobre membrana. Eso hizo que las chapas comenzaran a dañarse y que comenzara a cargar peso, y las riendas de la estructura empezaran a ceder. Ahora hay que remplazarlo completamente", relató Valeria.

La obra es cara. Cerca de $200.000. Eso es mucho para un grupo y un barrio que sólo dependen de su esfuerzo y de donaciones.

Por eso se lanzó una campaña para recaudar fondos. Se puede ayudar contactándose al WhatsApp 54 9 261 536 3972, al Facebook Asociación de Bulla y Barro y a la cuenta de Instagram /bullaybarro8953. Además, Bulla y Barro tiene actividad intensa todos los sábados a la mañana, desde las 10.

El esfuerzo

Todo es a pulmón, pechando y pechando. De Bulla y Barro funciona hace unos 8 años y, lo que había comenzado como un proyecto sociocultural fue adaptándose a las necesidades del barrio, y ahora es ropero comunitario y merendero, aun sin dejar de lado las actividades originales.

"Nos sostenemos con mucho esfuerzo. Todos pagamos una cuota social, dinero con el que se cubre gastos básicos de higiene y limpieza del lugar", contaron.

Además relataron que las meriendas surgen de donaciones. "El pan, las tortitas y las facturas son de la panadería Malvinas, de la calle Francia, en el barrio Bancario, que todos los sábados nos provee de lo que necesita el merendero", contó Valeria.

La leche, el azúcar, el chocolate y lo que sea necesario se compra con donaciones de particulares y alguna empresa.

Para aportar

WhatsApp: ­+54- 9- 261- 536 3972

Facebook: Asociación de Bulla y Barro

Instagram: /bullaybarro8953

Más noticias