Diario Uno > Mendoza

Rengo: "Siempre termino en los diarios yo"

¿Tie­ne mie­do de vol­ver al ba­rrio? "Nooo, pa­ra na­da, eso es lo de me­nos. No, mie­do no". Esasfue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras de Da­niel Ren­go Agui­le­ra lue­go de que ayer a las 19.47

re­cu­pe­ra­ra la li­ber­tad y sa­lie­ra de la Co­mi­sa­ría Sép­ti­ma, don­de es­tu­vo dos días

de­te­ni­do.

La pre­gun­ta de los pe­rio­dis­tas no fue ca­sual. Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res

po­li­cia­les el Ren­go es blan­co de una ban­da que le dis­pu­ta el do­mi­nio del ba­rrio La

Glo­ria y que es­tá sos­pe­cha­da de ha­ber ase­si­na­do a tres o cua­tro per­so­nas

re­la­cio­na­das con él.

Es la ban­da ade­más que en las úl­ti­mas ho­ras es­tá sien­do des­ba­ra­ta­da por la

po­li­cía, que mo­ti­vó el me­gao­pe­ra­ti­vo en ese ve­cin­da­rio es­te fin de se­ma­na, en el que

el je­fe de la ba­rra bra­va del Tom­ba ca­yó de­te­ni­do.

El abo­ga­do Pa­blo Ro­ton­di, de­fen­sor le­gal del Ren­go, ha­bía anun­cia­do por la

ma­ña­na en ra­dio Ni­huil que Agui­le­ra da­ría una con­fe­ren­cia de pren­sa. Sin em­bar­go, tras

sa­lir, sus de­cla­ra­cio­nes du­ra­ron ape­nas 40 se­gun­dos.

"Aho­ra no voy a ha­blar, des­pués se­gu­ro. De la acu­sa­ción que hi­cie­ron con­tra mí

es­tá com­pli­ca­do. Que­da cla­ro que hay mu­cha gen­te in­vo­lu­cra­da y to­do ter­mi­na en

es­to. Siem­pre la­men­ta­ble­men­te ter­mi­no en los dia­rios yo so­lo. Ma­ña­na a la no­che (por

hoy) les doy una no­ta pa­ra de­jar bien cla­ro el te­ma de la hin­cha­da, de dro­gas y to­do eso,

y lo del ar­ma tam­bién, por­que no hay na­da cla­ro".

Las fu­ga­ces de­cla­ra­cio­nes del Ren­go Agui­le­ra du­ra­ron un pes­ta­ñeo, exac­ta­men­te

lo que de­mo­ró con ai­re tran­qui­lo pe­ro con pa­so apu­ra­do en re­co­rrer los 15 me­tros que lo

se­pa­ra­ban de las puer­tas de la co­mi­sa­ría has­ta un ve­hí­cu­lo que lo es­pe­ra­ba en la

puer­ta.

Lar­ga y ten­sa es­pe­ra

Des­pués del me­dio­día de ayer la li­be­ra­ción del Ren­go, acu­sa­do de te­nen­cia ile­gal

de ar­ma de gue­rra y en­cu­bri­mien­to, se hi­zo in­mi­nen­te, pe­ro ter­mi­nó ex­ten­dién­do­se

has­ta las 20.

La es­pe­ra fue ten­sa. En la Co­mi­sa­ría Sép­ti­ma, fren­te a la Pla­za Go­doy Cruz, se

re­for­zó la se­gu­ri­dad.

Se ce­rra­ron las puer­tas y tres po­li­cías con pis­to­las y ca­ra­bi­nas vi­gi­la­ban la

en­tra­da des­de el in­te­rior.

Cru­zan­do la ca­lle, en la es­qui­na más pró­xi­ma, el pa­dre del Ren­go Agui­le­ra, dos

her­ma­nos y una her­ma­na es­pe­ra­ban su sa­li­da sen­ta­dos en la me­sa de un ca­fé.

Fren­te a la co­mi­sa­ría y en la pla­za rei­na­ba la cal­ma y la vi­da tra­ji­na­ba nor­mal.

Pe­ro des­de el ba­rrio La Glo­ria no lle­ga­ban bue­nas no­ti­cias.

Un tiroteo

Una ho­ra an­tes de la sa­li­da de Agui­le­ra dos jó­ve­nes del ba­rrio Pau­lo VI

ti­ro­tea­ron a otros dos pa­ra­dos so­bre la man­za­na B del ba­rrio La Glo­ria. El Ren­go vi­ve

en la man­za­na A. La ten­sión en el ve­cin­da­rio in­cre­men­tó la ya ha­bi­tual y re­for­za­da

pre­sen­cia po­li­cial.

An­tes de esa no­ve­dad, Agui­le­ra ya ha­bía man­da­do a pe­dir al fis­cal que le

per­mi­tie­ran in­gre­sar un au­to a la de­pen­den­cia po­li­cial con el fin de evi­tar a la

pren­sa, pe­ro le ne­ga­ron la so­li­ci­tud y lo man­da­ron por la puer­ta que to­dos se van.

Fi­nal­men­te en la Sép­ti­ma to­do trans­cu­rrió sin so­bre­sal­tos. El fis­cal Juan Car­los

Ales­san­dra le otor­gó la li­ber­tad ba­jo una fian­za per­so­nal de $5.000 (no la pa­ga con

di­ne­ro, si­no que la ga­ran­ti­za con la fir­ma de su abo­ga­do de­fen­sor).

Pe­ro no le de­vol­vió el Volks­wa­gen Bo­ra don­de se en­con­tró la pis­to­la ro­ba­da

ca­li­bre 380, ni tam­po­co los $40.000 y los $740.000 chi­le­nos ha­lla­dos en el ve­hí­cu­lo,

cu­yos bi­lle­tes es­tán sien­do pe­ri­ta­dos pa­ra de­ter­mi­nar si son o no de cur­so le­gal.

Ade­más, el VW Bo­ra que el Ren­go di­ce que le per­te­ne­ce no es­ta­ría a su nom­bre y la

tar­je­ta ver­de es­ta­ría ven­ci­da con la iden­ti­dad de otro ti­tu­lar.