Mendoza
El sacerdote salió en defensa de "respetar las conductas que queden en el ámbito privado", y sus declaraciones no cayeron bien en el Arzobispado.

Reale, un cura a favor del casamiento gay

Por UNO

La polémica ante la posibilidad de que personas del mismo sexo tengan los mismos derechos que losheterosexuales a la hora de contraer matrimonio hizo pie en Mendoza. Y nada menos que en la Iglesia

local. El pronunciamiento público que hizo el padre Vicente Reale a favor de la unión civil entre

homosexuales y en defensa de respetar "las conductas que queden en el ámbito privado" no cayó bien

en el Arzobispado. Allí aseguraron que "no puede haber dudas acerca del mensaje de la Iglesia".

El conflicto se desató a principios de esta semana, luego de que Reale manifestara

públicamente en una columna que tiene en Canal 9 su conformidad con que el Estado legisle y regule

la unión de parejas del mismo sexo.

Al ser consultado por

Diario UNO, el cura explicó que "es una ley civil que da una posibilidad, y el que

quiera que la tome". En el mismo sentido detalló que "la Iglesia no puede imponer a los que no son

católicos creencias y conductas, porque a nadie le gusta que le impongan determinadas cosas".

Las palabras de uno de los referentes más importantes de la comunidad católica preocuparon al

Arzobispado de Mendoza, en medio del fuerte debate que se realiza en estos días en el Senado de la

Nación, después de que Diputados diera su aval a la ley que autoriza el casamiento entre personas

del mismo sexo (ver aparte).

Ante el revuelo que provocaron las opiniones de Reale, el vocero de esa institución, Marcelo

De Benedectis, salió a decir que "en el mensaje de la Iglesia no puede haber dudas". Y se pronunció

a favor de "no polemizar, pero iluminar a los fieles católicos con la verdad sobre el matrimonio

entre varones y mujeres".

De todas maneras, el sacerdote que escandalizó a un sector de la población con sus dichos

explicó: "Yo no estoy cuestionando a la Iglesia, pero hay que respetar las conductas siempre y

cuando queden en el ámbito privado y no afecten a terceros".

De Benedectis basó su postura contraria al matrimonio gay en que "no es sólo un dato

teológico, sino un dato de la antropología. No es natural".

Eso sí, Reale aclaró que él nunca habló de matrimonio gay. "Yo di mi postura acerca de la

unión civil entre personas del mismo sexo, no es lo mismo: el matrimonio entre hombres y mujeres es

sagrado".

Para reforzar su argumento, Reale aseguró que "nadie le está diciendo a la Iglesia que acepte

estas cosas".

A pesar de su pronunciamiento a favor de respetar las conductas de los demás, el sacerdote no

quiso dar su opinión acerca de la adopción de parejas homosexuales.

"Mientras no esté suficientemente estudiado cómo será el crecimiento psicológico de chicos

criados por una pareja de personas del mismo sexo no puedo dar una opinión. Francia, por ejemplo,

que nadie puede decir que es un país pacato, lleva 12 años discutiendo esa posibilidad. Y acá lo

quieren discutir en 10 días", explicó.

Si bien en las últimas horas trascendió que el Arzobispado de Mendoza citaría a Reale para

aclarar algunos conceptos, De Benedectis aseguró que en la Iglesia "no se ha hablado del tema".

Pero no descartó que el cura sea llamado "a dialogar pacíficamente" en algún momento.

El debate en el Congreso

El proyecto de ley que equipara las uniones entre personas del mismo sexo con las de parejas

heterosexuales recibió media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación la semana pasada. Ahora

es el Senado el que tendrá que debatir la polémica norma.

El texto busca modificar varios artículos del Código Civil y, de ser aprobada por la Cámara

Alta, remplazará la definición "hombre-mujer" por "contrayente", en referencia a los actores del

casamiento civil.

La discusión en el Senado ya divide las posturas, que ni siquiera son uniformes y unánimes

por bloque, tal como ya ocurrió en Diputados.

Hay que recordar que en el debate de esa cámara, en donde el proyecto fue aprobado, hubo 125

votos positivos, 109 negativos y 6 abstenciones. Pero en ese caso, sólo dos legisladores mendocinos

avalaron el matrimonio gay. Se trata del ultrakirchnerista Jorge Pampa Alvaro y del cobista Enrique

Thomas.

En torno a la discusión que ahora se da en el Senado, se sabe que los máximos referentes de

la Iglesia Católica ya mantienen reuniones con algunos legisladores para explicar la postura

contraria a la ley, mientras que los senadores por Mendoza todavía no han definido sus posturas.

 Embed      
Vicente Reale. “La unión civil es una ley que da una posibilidad, y el que quiera que la tome. La Iglesia no puede imponer creencias y conductas”.
Vicente Reale. “La unión civil es una ley que da una posibilidad, y el que quiera que la tome. La Iglesia no puede imponer creencias y conductas”.
 Embed      
Vicente Reale. “La unión civil es una ley que da una posibilidad, y el que quiera que la tome. La Iglesia no puede imponer creencias y conductas”.
Vicente Reale. “La unión civil es una ley que da una posibilidad, y el que quiera que la tome. La Iglesia no puede imponer creencias y conductas”.
 Embed      
Marcelo De Benedectis. “No queremos polemizar. Queremos iluminar a los fieles católicos con la verdad sobre el matrimonio entre varones y mujeres”.
Marcelo De Benedectis. “No queremos polemizar. Queremos iluminar a los fieles católicos con la verdad sobre el matrimonio entre varones y mujeres”.

Dejá tu comentario