Diario Uno > Mendoza

¿Por qué chocan El “Gato” y el “Rengo”?

Una mejicaneada para quedarse con un vuelto de una operación ilegal. El apriete como método paraatemorizar a los vecinos del barrio La Gloria. Una pelea por el control territorial de ese

conglomerado para operar desde ahí distintos negocios ilegales.

Entre esas tres hipótesis oscilan los investigadores de la Policía local para explicar por

qué Marcelo Gato Araya habría ordenado una guerra contra Daniel Rengo Aguilera. Dentro de las

líneas investigativas que manejan los pesquisas mendocinos no está considerada la posibilidad de

que Aguilera fuera el informante que posibilitó la detección de la narcobanda que regentearía

Araya.

Mientras la Policía trata de decantar entre las hipótesis el motivo de la guerra que alteró

la populosa barriada godoicruceña, Aguilera se mantiene desvinculado de la causa radicada en la

Justicia federal contra la narcobanda, como de las que instruye la Justicia provincial por una

serie de hechos en los que hubo tres muertos y dos heridos, que estarían ligados al enfrentamiento

entre bandas.

El jefe de la hinchada de Godoy Cruz y el sindicado como líder de la narcobanda se conocen

desde chicos. Araya lo recordó mientras era trasladado detenido al penal Almafuerte, cuando

consideró a Aguilera como un "amigo".

En esa oportunidad, el Gato mintió, según creen los pesquisas, porque hay una escucha

telefónica que deja al descubierto que fue él quien ordenó el asesinato de dos albañiles que

trabajaban para el padre del Rengo. Una de las tres hipótesis policiales sobre el móvil de la

guerra del barrio La Gloria implicaría que Aguilera hubiese participado en la comisión de delitos

junto a Araya. No obstante, esta situación hasta el momento no está respaldada por la suma de

elementos probatorios reunidos por los pesquisas.

El líder de la popular tombina había dicho que a su cabeza le pusieron precio debido a que él

es un símbolo del barrio. Nada parecido a esto está entre las hipótesis de los investigadores.

Lo que sí inquieta a los pesquisas son las relaciones de poder marginal que dominan el barrio

La Gloria. Por un lado, aseguran que el Rengo mantiene su liderazgo gracias al apriete y el miedo

que sus métodos generan.

Entre los vecinos del barrio se cuentan varios de los integrantes de la narcobanda. En uno de

los supuestos móviles del enfrentamiento que maneja la policía, la rebelión de estos integrantes

del hampa frente al poder de Aguilera habría provocado la seguidilla de hechos violentos que

precedieron la caída de la banda presuntamente conducida por Araya.

El tercer escenario que pudo desatar el conflicto violento que analizan los investigadores es

la puja por el control del barrio. En este caso, la guerra tendría como objetivo quedarse sin

rivales con poder sobre la barriada para establecer allí el centro de operaciones de la narcobanda.

Si es ésta la hipótesis acertada, la ascendencia del Rengo sobre los vecinos de La Gloria

entorpecería los planes de la banda tendientes a hacer y deshacer sin más condicionamientos que los

dictados por los propios intereses.

Aislado y bien cuidado

Marcelo Araya fue aislado del resto de la población del penal Almafuerte por decisión del

director Sebastián Sarmiento. La medida fue tomada para despejar las posibilidades de que usando el

poder económico compre voluntades dentro de la cárcel.

El preso cumple una condena de 20 años, que fue interrumpida en el 2007 gracias a una fuga.

Ahora, el mayor temor de las autoridades es que acceda a facilidades para escaparse de la cárcel de

Campo Cacheuta o bien que consiga reunir un grupo de presos dispuestos a alterar el orden de la

prisión. Por eso, está fuertemente custodiado.

Claves del presente

Recrudece la venganza

La violenta resolución de conflictos entre bandas delictivas es una de las mayores

preocupaciones que rondan en la cabeza de los responsables de la política de Seguridad de la

provincia. La guerra desatada en el barrio La Gloria es sólo un eslabón de la cadena de ajustes de

cuentas y pase de facturas entre personas que viven al margen de las leyes.

Homicidio y contraataque

Un joven acuchillado cayó muerto tras bajarse de un colectivo en la calle Pedro Molina de

Ciudad, el martes. Los investigadores establecieron que la puntada mortal fue el desenlace de una

pelea y aventuraron una venganza. Antenoche, en el barrio 26 de Enero, de Las Heras, hubo dos

baleados en un enfrentamiento, en lo que sería la vuelta del homicidio.

Denunciantes interesados

Otro capítulo de la guerra de mafias y bandas delictivas pone a las fuerzas de seguridad del

Estado y a la Justicia involuntariamente como árbitros de las disputas. Más de un delincuente o

grupo de éstos terminan presos tras ser denunciados por un rival del hampa que encuentra en las

instituciones del Estado la salida a su temor. Casi siempre sobreviene la venganza.

Informantes rentados

Una de las herramientas más efectivas que tienen los pesquisas mendocinos para dar con

delincuentes buscados es el pago en dinero a cambio de información determinante para la resolución

de las causas. Un caso emblemático resuelto mediante este procedimiento fue el homicidio de Nicolás

Zawels, sobrino del ministro de la Corte Jorge Nanclares.

 Embed      
El Gato Araya y el Rengo Aguilera.
El Gato Araya y el Rengo Aguilera.
 Embed      
Marcelo Gato Araya habría ordenado una guerra contra Daniel Rengo Aguilera., según los investigadores de la Policía local.
Marcelo Gato Araya habría ordenado una guerra contra Daniel Rengo Aguilera., según los investigadores de la Policía local.
 Embed      
El Rengo Aguilera, líder de la barrabrava de Godoy Cruz.
El Rengo Aguilera, líder de la barrabrava de Godoy Cruz.
 Embed      
El barrio La Gloria fue tomado por la pelea de bandas más cruda de los últiamos tiempos.
El barrio La Gloria fue tomado por la pelea de bandas más cruda de los últiamos tiempos.