Mendoza Viernes, 23 de marzo de 2018

Piloto del avión accidentado: "El terreno era muy blando, se clavó una rueda y se dio vuelta"

El joven al mando de la aeronave aseguró que estaba en un vuelo de entrenamiento de un futuro piloto cuando el motor tuvo una falla y decidió hacer un aterrizaje forzoso.

"Tuvimos una emergencia, una falla de motor, estábamos haciendo un vuelo de entrenamiento, buscamos un campo apto para poder aterrizar y elegimos uno donde la tierra estaba un poco blanda. Tuvimos daños menores y por suerte está todo controlado", contó a Radio 95.7 Matías Merelo, el piloto de la avioneta accidentada en Rama Caída.

Explicó que "empezamos a sentir ruidos distintos del motor del avión, no se sentía normal y decidimos detenerlo para no tener daños mayores", tras lo cual inmediatamente buscó un campo cercano dónde pudiera bajar la aeronave.

Añadió que "la primera parte del terreno donde tocó el avión era bastante firme y después de que fuimos avanzando notamos que era muy blando el campo y ahí capotó, es decir que se dio vuelta el avión". Es que se clavó una rueda y el aparato volcó.

El piloto, que tiene 20 años pero vuela desde los 15, aseguró que es la primera vez que le sucede algo así y habló de lo que sintió: "Al principio un poco de miedo y después tranquilidad porque sé que estoy preparado para un aterrizaje de este tipo, es lo que nos enseñan".

Además, "le avisé al copiloto que se abrochara bien porque íbamos a tener un aterrizaje forzoso, cortamos todo lo que es eléctrico y cerramos el tanque de combustible para que no haya fuego".

Al momento de la entrevista aún estaba con un poco de susto pero afirmó, para tranquilidad de su familia, que "estamos bien y los fierros se arreglan".

Esta aeronave del Aeroclub local, matrícula LV-GMG, habitualmente realiza tareas para el Iscamen (incluso tiene impresa en un costado su logo), pero en esta ocasión estaba haciendo un curso de entrenamiento.