Mendoza Jueves, 20 de septiembre de 2018

Natalia Obon, la pareja de Cobos, desistió de tomar el cargo en la Justicia

Iba a asumir como secretaria de la Cámara Federal de Apelaciones con un sueldo que superaba los 80 mil pesos

Natalia Obon, la pareja de Julio Cobos, desistió de aceptar el cargo de secretaria en la Cámara Federal de Apelaciones tras la polémica ocasionada.

Obón, quien se venía desempeñando como asesora en la Cámara de Senadores de la Nación y es pareja de Cobos, había llegado al cargo después de haberse recibido de abogada hace unos meses en la Universidad Siglo XXI.

Su designación causó una gran polémica debido a las suspicacias creadas alrededor de cómo había llegado al cargo por el cual hubiese cobrado entre 80 y 85 mil pesos.

Incluso, desde el radicalismo y el resto de los partidos políticos locales hubo críticas y aseguraron que Cobos se había equivocado, a pesar de que allegados al ex vicepresidente aseguraron que se analizó durante un mes la situación.

Obón, en un escrito, aseguró que se la prejuzgó tanto en sus capacidades como en su experiencia.

"No es la primera vez que algo así sucede. Ya en otra oportunidad -al comienzo de mi actual relación de pareja- difamaron, dieron por cierto rumores, invadieron la privacidad, mencionaron asuntos absolutamente personales delicados y me descalificaron con información falsa; e incluso inventaron un embarazo y como si esto no fuera suficiente, hasta se habló de un aborto", señaló.

Este es escrito entero:

"Me veo en la necesidad de hacer algunas aclaraciones debido a situaciones comunicadas con alguna intención determinada, prejuzgando mis condiciones, capacidades y experiencias tanto laborales como académicas.

No es la primera vez que algo así sucede. Ya en otra oportunidad -al comienzo de mi actual relación de pareja- difamaron, dieron por cierto rumores, invadieron la privacidad, mencionaron asuntos absolutamente personales delicados y me descalificaron con información falsa; e incluso inventaron un embarazo y como si esto no fuera suficiente, hasta se habló de un aborto. Temas muy graves, tristes y lesivos. No importó el profundo daño familiar y personal que ocasionaron y por supuesto luego nadie se preocupó por desmentirlo ni rectificarlo.

De esa misma manera aunque con distinto tenor, hoy también manchan y desprestigian mi persona, la de mi pareja, la de mi familia y de miembros del Poder Judicial. Entiendo que determinadas situaciones se aprovechan para terciar en pujas de poder, intereses particulares y operaciones.

Existió, existe y existirá una mujer con identidad propia por sobre el "es pareja de". Soy y existo y me forjé más allá del hombre con el que comparto y transito el camino cotidiano.

Egresé del secundario como Perito Administrativo Contable con medalla de primer promedio. Estudié carreras universitarias: la primera en Mendoza en la Universidad Maza dónde obtuve el título de Nutricionista. Posteriormente, en la Universidad Católica de San Juan egresé como Licenciada en Nutrición con promedio 9,40. Ya siendo mamá de mis tres hijas y divorciada, decidí iniciar mis estudios de abogacía en la Universidad Siglo 21 y con mucho esfuerzo logré recibirme en tiempo y forma con promedio 8,70.

Trabajo desde los 16 años porque siempre entendí que debemos forjar nuestro propio destino y lograr la independencia económica. Una vez recibida, trabajé en consultorios como profesional y durante diez años en una asociación con niños con síndrome de Down. Ingresé al Concejo Deliberante de la Ciudad de Mendoza, donde empecé mi segunda carrera universitaria a fin de enriquecen mi labor. Me desempeñé en la oficina jurídica y luego como secretaria de la Presidencia. Luego asumí como asesora en el Honorable Congreso de la Nación, gran y hermoso desafío no solo por lo que implica sino por la exigencia que requiere el área legislativa con diversos alcances, lo que me exige permanente actualización, estudio y capacitación.

Ha sido un verdadero honor que me considerasen para tan prestigioso cargo en la recientemente conformada Cámara de Apelaciones Federal de Mendoza. Sé que cumplo con los requisitos establecidos, que tengo la capacidad y las ganas para desempeñarlo correctamente pero también entiendo que se ha generado un manto de dudas sobre mis condiciones y sobre mi pareja, algo que no quiero ni puedo permitir por lo que he decidido declinar y no aplicar al mismo".

Natalia Obon