Mendoza Domingo, 14 de enero de 2018

Le amputaron una pierna, pero igual se luce bailando

Ángel Barzola tiene 31 años y sufrió un grave accidente de moto en julio de 2017. Ahora volvió a los escenarios. Su pasión por la danza y su voluntad inspiraron una fiesta distrital en General Alvear

"A mí no me limita nada ya. Estoy recuperándome con la llamada pata de palo. Una vez que ya tenga más movilidad, ¡olvidate!, me voy a ir a trabajar, eh", aseguró Ángel Barzola (31), dejando demostrada en esa expresión su fuerza de voluntad para salir adelante a pesar de que hace medio año le amputaron una pierna. Hoy no sólo protagoniza una nota por sus ganas de volver a trabajar, sino porque el domingo volvió a subirse a un escenario para hacer lo que más le apasiona: bailar.Oriundo de General Alvear, la historia de este joven inspiró al guión vendimial de la fiesta del distrito Los Compartos de la que él fue protagonista a pesar de no contar aún con una pierna ortopédica. Ahora, su historia será clave para Vendimianza, brotes de evolución , fiesta departamental, que busca dejar un mensaje de esfuerzo y esperanza en la que también bailará.Es que Ángel, además de ser albañil y papá de Maximiliano (11) y Nasha (6), es bailarín desde los 7 años y venía destacándose en escenarios de toda la provincia junto al ballet municipal de folclore hasta el 22 de julio de 2017. Para entonces, un grave accidente en su moto lo dejó inconsciente en un hospital por dos días y llevó a que tuvieran que amputarle una pierna."Me lloré todo. Me acuerdo que necesitaba estar solo, quería llorar y pensar qué iba a hacer de mi vida porque veía que se me había limitado todo", recuerda Barzola, acerca de lo que sintió apenas se enteró de las consecuencias de lo ocurrido. Pero a la semana, dice, empezó a cambiar su visión, luego de que lo contactaran otros jóvenes en igual situación y lo alentaran a seguir adelante. "Me mandaban videos, fotos de chicos que escalan, que juegan al fútbol, que hacen mountain bike. Yo no podía creerlo. Después me contacté con un bailarín de clásico que también pasó por lo mismo y eso motivó que saliera adelante. Ahí me dije: porqué me voy a quedar triste diciendo que no puedo, si ellos sí pudieron", recuerda el alvearense.Hasta hoy, a casi medio año, sigue con rehabilitación y recién ahora volvió al ruedo artístico, porque quiere demostrar "que se puede, si se quiere. Viví la adrenalina que muchos de los bailarines sienten cuando hacen algo que les gusta. Y también me dije que ese era el comienzo, que voy a seguir y a seguir y a seguir", repitió entusiasmado el joven, acerca de cómo sintió subirse a las tablas gracias a la invitación de la comuna y de que basaran el libreto en su historia.

Ahora no sólo se prepara para la fiesta departamental sino que confiesa le encantaría poder hacer alguna participación en la Vendimia Central, además de que iniciará distintas campañas para poder obtener otro de sus sueños: una pierna ortopédica especialmente confeccionada para un bailarín folclórico. Más allá de que ya inició los trámites para obtener una prótesis de las clásicas, no se priva de soñar en grande, ya que cuesta un millón y medio de pesos, aproximadamente."Sé que la voy a conseguir. No ya, no es ni para esta semana ni para el mes que viene. Lo que me pasó fue muy reciente y esto es un proceso que llevará su tiempo", admite, además de contar que ya recibió la predisposición de amigos y conocidos para realizar eventos para recaudar fondos, y hasta la motivación de María Emilia, la sanjuanina que logró gracias a campañas en las redes sociales mostrar su historia y gestionar y obtener su prótesis. "El objetivo ahora es seguir bailando. Pero después quiero volver a trabajar a pesar de que tengo 76% de incapacidad. Más agradecido a la vida no puedo estar. Cuando lo tenés todo no la valorás. Yo agradezco hoy el día a día", cerró.

Dejanos tu comentario