Mendoza Domingo, 23 de septiembre de 2018

Las máquinas de Dalvian fueron parte del operativo

Una vez en el lugar, hubo coordinación con el personal de Defensa Civil. El objetivo fue realizar contrafuegos.

Entre los que colaboraron durante la jornada del sábado para combatir el fuego en la zona del cerro Arco estuvo el personal del barrio Dalvian, con sus máquinas. "Lo que hicimos fue colaborar ante una situación de emergencia y por iniciativa nuestra, nadie nos llamó ni nos convocó. Pero vimos la necesidad y nos hicimos presentes con las máquinas", contó Alejandro Blanco, encargado general de Dalvian.

Las máquinas que utilizaron fueron 3 retroexcavadoras, 2 cargadoras y una topadora, con el objetivo de evitar el avance de las llamas. "El foco que más cerca encontramos a nosotros fue en una salida que tiene el barrio por la iglesia de El Challao. Vimos que el fuego había avanzado mucho sobre las casas del circuito turístico hacia el norte, entonces ese fue el primer lugar de trabajo", explicó Blanco sobre las tareas que cumplieron estas maquinarias de Dalvian, que fueron más allá de los límites del barrio.

"Pudimos hacer un contrafuego, pero dependíamos mucho del viento y de la rotación del aire. En su momento lo conseguimos y nos dirigimos a otro sector, más al este, donde está San Expedito y donde hay una poblada. Lo que buscamos fue salvar esas casas y también hacer un contrafuego para que no se propague hacia la Villa Marista", agregó.

Además, Blanco manifestó que trabajaron en forma coordinada con personal de Defensa Civil, puntualmente con su director, Daniel Burrieza, "para tratar de no equivocarnos en el procedimiento".

"Al principio fue como que tuvimos que actuar rápidamente y lo hicimos en forma independiente, pero después me puse de acuerdo con Burrieza y coordinamos lo que había que ser. Con Defensa Civil hemos mantenido el contacto a lo largo de seis horas", sostuvo Blanco.

En cuanto al estado del viento, cerca de las 17, el encargado general de Dalvian contó que había parado un poco, pero no tenían seguridad de que cesara en forma definitiva. "De a ratos vuelve a reavivarse el fuego", dijo.

En cuanto a la experiencia, expresó que "ya nos ha tocado combatir el fuego en otros lugares del piedemonte", así que esta no fue la primera vez.

Daniel Burrieza, en plena tarea en la tarde de ayer, manifestó que el panorama era mejor que horas atrás, aunque continuaba la ardua tarea de bomberos y del personal de Defensa Civil. "Están mejorando las condiciones meteorológicas, por lo tanto pudimos atajar el fuego que estaba sobre Villa Marista y el barrio San Expedito, lo que ya es todo un logro", alcanzó a decir el director de ese organismo en contacto con UNO.

Más noticias