Mendoza Domingo, 20 de mayo de 2018

La oficina que resuelve problemas entre vecinos en 40 días y gratis

Este fuero atiende conflictos de convivencia y reclamos de consumidores. Las demandas no pueden superar los $30.000 y un juez dicta sentencia en poco más de un mes

Viejos y difíciles problemas de convivencia de vecinos (filtraciones, medianera, entre otros) e incumplimientos en la compra de un producto o la contratación de un servicio ahora tienen rápida solución mediante la Justicia. La flamante Oficina de Pequeñas Causas y Consumo logra sentencias en 40 días y de manera gratuita.

Este fuero depende de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza y entró en vigencia con el nuevo Código Procesal Civil. Fue creado en 2015, cuando comenzaron las capacitaciones del personal, y funciona desde febrero de este año. Allí se atienden los conflictos sin solución entre vecinos y reclamos de consumidores contra proveedores por valores que no excedan los $30.000 (ver aparte).

"Es una nueva clase de Justicia. Tratamos casos de poco monto pero de gran significación para las personas. Antes estos reclamos no se hacían porque era superior el gasto en abogados al resarcimiento que se podía recibir", explicó la abogada Carina Ginestar, jefa de la oficina.

Un dato importante es que el demandante no deberá afrontar los honorarios del profesional que lo representará en el proceso. Los letrados son asignados a partir de un sorteo entre los anotados como disponibles en una lista. Toman el caso y luego será la parte condenada quien los pague. Los acusados también pueden presentar sus abogados.

PrioridadesLas causas que se resuelven de esta manera se inician cuando hay conflictos entre personas de un mismo edificio o barrio, o si se quiere reclamarle a una empresa, supermercado o banco por un producto/servicio que no ha sido entregado en las condiciones que corresponde.

Si no hay arreglo entre los intervinientes, la víctima lo primero que debe hacer es dirigirse a la sede del Municipio en el que vive para plantear el inconveniente.

En este primer paso administrativo, actuará el centro de mediación municipal, que ya funciona en Las Heras, Capital, Godoy Cruz, Guaymallén y San Martín. En esta instancia, se convocará a las partes, y si no hay acuerdo se pasará a la vía judicial.

En esta segunda etapa, el demandante llega a la Oficina de Pequeñas Causas con el certificado de que fracasó la conciliación en el Municipio y ahí se inicia el expediente. Luego se pasa a la presentación de pruebas y audiencias de mediación a cargo de un juez de paz. De no haber solución, se dicta una sentencia a los pocos días.

Los fallos implican la resolución del problema generado de un vecino a otro y resarcimientos económicos por daños morales. Cuando se demanda a una empresa por determinado producto, se ordena una nueva entrega del bien o la devolución del dinero.

Entre 8 y 10 demandas por díaEn los departamentos en donde todavía no existen los centros de mediación municipal los casos directamente deben denunciarse en los juzgados de paz. Estos juzgados también trabajan en conjunto con la Oficina de Pequeñas Causas y reciben asesoramiento permanente.

"Es importante solucionar estas situaciones, porque de no hacerlo hay veces que se generan peleas que terminan en la comisión de delitos. Buscamos una justicia social, pacificadora", sostuvo la abogada Ginestar.

En el fuero de pequeñas causas y consumo se inician entre 8 y 10 demandas por día, además de brindar una orientación para presentaciones que no reúnen los requisitos de estos casos.

Desde que funciona, en febrero, todos los asuntos han sido resueltos en 35 o 40 días con sus respectivos veredictos. "Se buscan soluciones de manera ágil, casi inmediata. Antes la gente no tenía acceso a la Justicia para estas causas y tenía que ir al típico reclamo de daños y perjuicios, que es largo. Se trabaja para acercarle la Justicia al ciudadano", agregó la encargada del fuero.

Competencia Según la confrontación que se plantee y lo que denuncie una de las partes es la intervención que podrá tener esta oficina.

En cuanto a la adquisición de un producto o servicio -siempre tiene que ser para consumo personal y a un proveedor-, este fuero se diferenciará de Defensa del Consumidor porque su objetivo es el beneficio del cliente, es decir que le entreguen un producto o el servicio en condiciones o que le reintegren su dinero. Busca resarcir al afectado.

En cambio, Defensa del Consumidor debe sancionar al infractor que no cumple.

Respecto a la disputa de vecinos, la oficina podrá llevar causas muy puntuales, ya que hay hechos que deben resolverse en los juzgados de faltas, como los muy recurrentes ruidos molestos.

Más noticias