Mendoza Domingo, 8 de abril de 2018

Jorge Castillo rompió el silencio y dijo: "No estoy preso, estoy secuestrado"

El empresario y líder de La Salada publica hoy una solicitada en varios diarios nacionales, a la que ayer accedió Diario UNO. Dice "ser víctima de un oscuro entramado político-judicial"

"No estoy preso, estoy secuestrado", dice Jorge Castillo desde el calabozo en donde está hace casi 10 meses. El líder de La Salada, acusado de ser jefe de una asociación ilícita y de tentativa de homicidio, rompió el silencio hoy con una solicitada que sale publicada en las ediciones dominicales de un par de diarios de tirada nacional y en donde define su condición de reo como "un trofeo político". En tanto en la mendocina Santa Rosa la feria sigue funcionando normalmente y con "una excelente asistencia de público", dijo uno de los representantes locales."No estoy siendo sometido a un proceso judicial ajustado a derecho, soy víctima de un oscuro entramado político-judicial. No me piden cumplir requisitos legales para recuperar mi libertad, me piden dinero. No son criterios jurídicos los que se utilizan para decidir mi caso, son pautas de marketing político. No son los funcionarios judiciales quienes toman las decisiones, son referentes del Poder Ejecutivo de turno quienes lo hacen", sostiene Castillo.Fernando Solorza, representante legal del empresario en Mendoza, contó ayer a UNO que "en enero yo asumí la defensa de Jorge en esta causa y su situación se ha modificado sensiblemente. Hemos encontrado en el expediente una enorme cantidad de irregularidades y hemos hecho varias denuncias al fiscal de la causa (Sebastián Scalera)", al tiempo que adelantó que "después de esta solicitada, seguramente Jorge podrá otorgar entrevistas".En el escrito, al que este medio tuvo acceso ayer antes de ser publicado, Castillo sostiene que "existe un acuerdo de voluntades ilegítimo direccionado a mantenerme privado de libertad. Un acuerdo de voluntades del cual forman parte autoridades del Ministerio de Seguridad, funcionarios policiales y funcionarios judiciales del fuero de Lomas de Zamora".Sobre las acusaciones, Castillo enumera: "Por un lado, hay un fiscal que ha cometido todas las irregularidades y arbitrariedades posibles con el fin de sostener sus falsas acusaciones en mi contra. Un funcionario con una actuación lamentable, al margen de la ley y en exceso de sus atribuciones. Lo complementa un juez de Garantías que en nada honra el cargo que ostenta, pues nada garantiza. Por el contrario, tolera, permite y avala con su silencio e inacción todos los atropellos que perpetra el fiscal en mi contra. Completa el cuadro una Cámara de Apelaciones que ha utilizado argumentos absurdos y artilugios ilegítimos para dilatar y demorar el proceso de manera escandalosamente ilegal. El número, la naturaleza y la gravedad de las irregularidades cometidas no permiten pensar razonablemente que todo esto se trate de una casualidad".Jorge Castillo fue detenido el 21 de junio del año pasado en su casa del barrio privado Haras Argentino, de la localidad bonaerense de Luján, en un impresionante operativo efectuado por el grupo Halcón de la Policía de Buenos Aires.La causa dice que Castillo disparó con una escopeta e hirió con una esquirla a uno de los efectivos, aunque la defensa sostiene que el empresario creyó que estaban intentando asaltarlo ya que la policía no se identificó. El operativo, que incluyó medio centenar de allanamientos más y tuvo una treintena de detenidos, fue realizado bajo las acusaciones de asociación ilícita y extorsión.