Mendoza Lunes, 7 de mayo de 2018

Inca, la empresa junior de estudiantes para estudiantes

Paula estudia arquitectura en la UNCuyo y es parte de esta iniciativa que otorga, a quienes están cerca de recibirse, una práctica profesional previa a salir al mercado laboral.

Paula Morales tiene 21 años, estudia arquitectura en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo y es parte de Inca, una empresa junior fundada por estudiantes para darle a otros estudiantes una experiencia de trabajo previa a salir al mundo laboral, similar a una pasantía auto gestionada.Paula conoció la empresa a través del "boca en boca" de los pasillos universitarios y participó de la convocatoria que hicieron en 2017, en la cual, mediante un proceso selectivo entre alumnos de ingeniería y arquitectura, se sumaron nuevos miembros a la empresa.

"El proceso selectivo de entrada era algo distinto. Dentro de las instrucciones de pre-inscripción además del currículum teníamos que enviar un video. Y no cualquiera se para frente a una cámara a hablar de uno mismo", contó Paula sobre cómo logro ingresar. "Hubo dos instancias, una grupal en la cual nos proponían situaciones en las que teníamos que defender un tema a favor o en contra, y otra individual en la que nos preguntaban a qué aspirábamos y cómo nos veíamos en un futuro", concluyó la estudiante.

"En principio no entendía cuál sería mi rol dentro de una empresa de consultoría, porque no veía donde encajaba la arquitectura. Pero con el tiempo me di cuenta de que todo lo que aprendía en Inca tenía un impacto en mi vida profesional", manifestó.

Los estudiantes miembros de la empresa administran las distintas áreas: recursos humanos; realización de talleres; proyectos, encargada de buscar clientes emprendedores para brindarles asesoría; relaciones institucionales; marketing; confederación; finanzas y legal.

"Yo estoy en el departamento de programas y talleres. Aprendí a llevar a cabo y organizar actividades que ayuden socialmente", expresó la estudiante. El departamento en el que se desempeña da un curso de oratoria no convencional en el que se enseña a romper el hielo y hablar en público sin los tips básicos de los talleres de oratoria. Sino, a descubrir qué es lo que lo hace sentir cómodo a cada uno para hablar en público.

"Me gusta trabajar en Inca porque creo que nos nutrimos entre nosotros de lo que sabemos porque es un ámbito multidisciplinario. A veces siento que los chicos de arquitectura tenemos una forma muy distinta de ver las cosas en comparación con los de ingeniería, y eso sirve mucho, para plantear otro puntos de vista", comentó Paula respecto al trabajo en equipo que desarrolla.

"La arquitectura tiene muchísimas disciplinas y hay muchas que no las desarrollamos en la facultad, sino que lo hacemos durante la vida profesional. Está bueno aprovechar la instancia de la vida universitaria para empezar a aprender cosas extra antes de tener el título. Nosotros como empresarios juniors tenemos un plus que nos da la parte social que realizamos, todos los talleres y las actividades que hacemos es para devolverle a la facultad un poco de todo lo que nos da", explicó Paula sobre su presente como estudiante que aspira a insertarse en el mundo laboral.

INCA EMPRESA JUNIOR

Es una organización sin fines de lucro fundada en 2016 por estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo. El concepto de empresa junior nace ante la necesidad de formar una empresa que les dé a los estudiantes una experiencia antes de salir al mercado laboral, similar a una pasantía auto gestionada, y es una tendencia a nivel mundial. Actualmente, solo hay 4 empresas junior en todo el país, de las cuales dos son mendocinas.

En el caso de Inca, la empresa se dedica a brindar asesoramiento a pymes, junto con Agilmentor. En las consultorías se ayuda a los emprendedores a pedir financiamientos del estado, hacer el plan de negocio, análisis de mercado, flujo de fondo, mapeo de procesos, estandarización de procesos, stock y logística: gestión de almacenamiento y transporte.

La idea a futuro es sumar consultorías que abarquen también el área de arquitectura, con asesoramiento en diseño de interiores, construcción, apoyo técnico, orientación sustentable y desarrollo sostenible.

Aunque es una asociación civil sin fines de lucro, las consultorías se cobran, pero los estudiantes no se dejan ese dinero, sino que lo utilizan para poder pagar los gastos legales, capacitaciones, viajes a congresos y promoción de la empresa, ya que a pesar de ser parte de la Universidad Nacional de Cuyo, son independientes de ella.

Lo bueno de contratar una empresa de este estilo, es que el costo es menor al de una consultora y que generalmente, los emprendedores no tienen el poder adquisitivo suficiente para costear los gastos de estas.

La organización no tiene un presidente y vicepresidente, sino que cuenta con un equipo de presidencia integrado por Verónica Zarate y Maximiliano Campanella. Ambos tienen el mismo rango y las mismas responsabilidades porque uno de los valores de la empresa es fomentar una cultura organizacional distendida, con una estructura horizontal, sin pirámide, sino de liderazgo dependiendo de las capacidades y las circunstancias. Lucas Fernández, ex presidente de Inca, ahora es parte de la Confederación Argentina de Empresas Jr.

A fines de mayo empieza una nueva convocatoria para sumar alumnos de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la UNCuyo. Ser parte de una empresa junior beneficia a los estudiantes en varios aspectos. Desarrolla la capacidad de trabajar en equipo, aptitudes gerenciales y de liderazgo, redes de contacto, oportunidades de trabajo y experiencia profesional.

Además, quienes estén interesados en saber cómo armar una empresa junior en su facultad puede comunicarse con Inca a través de su página de Facebook Inca Empresa Junior.

HISTORIA DE LAS EMPRESAS JUNIOR EN ARGENTINA

El concepto de empresa junior surgió en Francia en 1997, cuando un grupo de estudiantes vio la necesidad de formar una empresa para tener una experiencia previa antes de salir al mercado laborar, tipo pasantía auto gestionada.

En Latinoamérica es furor en Brasil desde hace 30 años. En ese país ya son 570 las empresas juniors, y son nucleadas por una asociación llamada Brasil Jr.

La primera empresa junior llega a Argentina en el año 2012 de la mano de una estudiante de la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo que fue de intercambio a Brasil y trajo el modelo a nuestro país, fundando Vínculos Empresa Junior.

En 2015, lo mismo pasó con una chica estudiante de ingeniería de la Facultad de Ciencias Exactas Fisicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba, que viajo a Francia y fundó Atlas Empresa Junior.

En 2016 se fundó Inca Empresa Junior, siendo la tercera del país y la segunda en Mendoza. Y la más reciente es Nodos Empresa Junior de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Tecnológica de Córdoba

Dejanos tu comentario