Mendoza Domingo, 20 de mayo de 2018

Historia de las dos iglesias de Rivadavia que se erigieron sobre oratorios

Una de las parroquias centenarias está en La Reducción y la otra se ubica en La Libertad. Casi todo el pasado está allí

Por la Ruta Provincial 62 pareciera que el futuro no llegará jamás. Costumbres rurales, pueblos rurales, donde el tiempo no pasa ni pasará. Pero hurgando un poco, la mirada cambia. No hay que mirar el presente ni imaginar el futuro. Hay que mirar el pasado. Acá hay mucho, casi todo el pasado está aquí.Y como ejemplo, basta con revisar las dos parroquias que están en La Reducción y La Libertad, en lo que es hoy Rivadavia.

Los nombres ya dan un indicio. Es difícil dar por certificado el origen, pero hay buenas y variadas fuentes que indican que "Reducción" era sitio donde los nativos huarpes y mapuches eran "reducidos" al encierro y luego a la servidumbre y "Libertad" aquel lugar donde muchos años después volvieron a ser libres.

Ahora, pasando por la coqueta villa de La Libertad, un paraje amable, color cobre, aparece la capilla Nuestra Señora de la Merced. Allí, justo debajo de ella, hay tres capillas más, una sobre otra. Ya nada quedan de las anteriores y solo revisando la historia se puede saber que allí estuvieron. La calle El Oratorio, que forma esquina con la ruta provincial, es una confirmación de esto. Porque por más que le resulte incómodo reconocer a más de uno, la llamada "civilización" se hizo aquí y en casi todos lados a fuerza de espada y cruz. Las espadas se pueden esconder, pero las cruces siguen haciendo su trabajo todavía hoy.

Antes de estas dos iglesias que hoy se levantan en La Reducción y La Libertad, hubo oratorios. Casi en cada estancia había uno. Allí se transformaba en cristianos a los nacidos en estas tierras y se daba consuelo a los llegados.De un chileno a un españolEl 17 de diciembre de 1563 la Capitanía de Chile y con la firma del gobernador de Chile Francisco de Villagra le concedió al capitán español Pedro Moyano Cornejo las "novecientas leguas cuadradas" entre los ríos Tunuyán y Mendoza y hasta el Desaguadero. En La Reducción establece Moyano su residencia y su enorme estancia, en 1578. Primero la estancia recibe el nombre de Rodeo de Moyano y luego Estancia de Reducción.

La entrega de tierras a los Moyano seguiría siendo una estrategia usada otras veces en la historia. El capitán Antonio Moyano Cornejo y Cifuentes, nieto de Pedro Moyano Cornejo, en documento público fechado en 1629 solicitó a Su Merced Real, el rey Felipe IV, que "teniendo necesidad de formar una estancia para proveer el mantenimiento de mi familia, pido se me adjudiquen tierras comprendidas entre Las Lagunillas y Yopaco, ubicadas sobre el camino que va de Mendoza a la Punta de los Venados".

El 28 de abril de 1629, el gobernador y capitán general de Chile, don Luis Fernández de Córdoba y Arce, dispone conceder la merced real solicitada y le concede una extensión de 900 leguas. Fue lo que hoy es Rodeo del Medio y se puede considerar esa su primera fecha de fundación.Todas las estancias tenían unoEn cada estancia, en cada posta, se levantó un oratorio. En su libro Rivadavia, las historias de la Historia, el profesor Gustavo Capone transcribe un párrafo de Gusberti Rayner, que indica que " (...) el padre José de Coria, doctrinero del Valle de Uco, que había recorrido todas las poblaciones hasta el río Diamante (...) Barrancas, Reducción, El Carrizal, Las Ramadas y Santa María de Oro (...) expresa que en todas las estancias que visité, en un total de 29, en ninguna faltó su pequeña capilla u oratorio".

El cacique Pasambay, en su testamento de 1737, ya menciona que el oratorio más antiguo es el de Reducción.

Ese oratorio hoy ya no existe. Estaba ubicado en lo que entonces era la calle principal pero hoy es apenas el límite norte del pueblo, entre el caserío disperso y la viña.

En cambio hay una iglesia en lo que ahora es la calle principal. Es una parroquia "nueva", de apenas 100 años. En esa calle ribereña, que obviamente se llama Reducción, justo con el cruce de la calle Chile para los registros catastrales pero que en el lugar se conoce como El Zanjón, estuvo el primer edificio comunal de Rivadavia o, en todo caso, de lo que fueron los orígenes de ese departamento.

Todavía se puede ver lo que queda de él, metido dentro de una finca.

Allí están algunas imágenes que había en aquel oratorio. Una es la del Niño Jesús de Praga.

Es una réplica de una imagen tallada en el siglo XVI y que hoy está en la capital de la república Checa. Allá y aquí se le atribuyen cualidades milagrosas, especialmente para mujeres embarazadas.

En el pueblo de La Reducción algunos sostienen que el Niño había sido robado por alguna curandera, que ejerció con él ciertos ritos, hasta que finalmente los feligreses lograron recuperarlo y devolverlo a la iglesia.

La iglesia de La Libertad está construida sobre otras. La primera fue un oratorio y después vinieron algunas construcciones más pretenciosas.

Una breve reseña existente en la capilla Nuestra Señora de la Merced cuanta su historia recién desde 1876, diciendo que ese lugar "comenzó siendo un pobre y envejecido oratorio. Por ello en 1876 don Felipe Casas construyó uno nuevo para celebrar las misas de los salineros y los indígenas".

Y agrega que "así comenzó la conquista espiritual de los indios (SIC)".

Pero esa construcción quedó debajo de una nueva, en 1911. Y esa quedó debajo de otra, en 1960.

Más noticias