Mendoza Jueves, 27 de septiembre de 2018

Guaymallén: hay 20 barrios públicos con rejas que no permiten la libre circulación

La comuna inició un proceso de regularización de los lugares en que se "atenta contra la Seguridad Pública".

La municipalidad de Guaymallén emprendió una luchar por liberar las calles públicas que han sido cerradas por vecinos por una cuestión de seguridad.

Cintia Brucki, directora de Planificación de la Municipalidad de Guaymallén, explicó que desde que inició la gestión de Marcelino Iglesias, se viene trabajando en la regularización de los barrios públicos, en donde los vecinos han puesto rejas o portones.

Puntualizó que hay 20 barrios en toda la comuna que están en esta situación y que sólo han encontrado 8 convenios de autorización con gestiones anteriores para hacer algún tipo de cierre.

"Más allá de si lo han hecho con o sin acompañamiento de algún intendente, es algo que no se puede hacer porque va en contra del Código Civil", afirmó.

Señaló que en la investigación que han realizado sobre este tema han encontrado varias situaciones de irregularidad.

En algunos casos los propios vecinos cerraron las calles que son públicas, en otros casos, los estafaron y les vendieron un lote como parte de un barrio privado cuando en realidad le habían cedido la calle al Estado, y en otros, se encontraron con expedientes de conflicto entre vecinos que peleaban por el avance o no con el cierre del lugar.

"Lo cierto, es que se debe garantizar la libre transitabilidad y asegurar los bienes del Estado. Cada barrio es un caso diferente, pero la ley es una para todos los argentinos", sentenció.

"Avanzamos con todos los casos, independientemente de cuál sea la causal", agregó.

Litigio judicial

Brucki explicó que es la Fiscalía de Estado la que los intimó a reabrir las calles públicas que habían sido invadidas por rejas o portones.

"A nosotros vinieron y nos dijeron ¿Qué están haciendo que no protegen los bienes del Estado, lo que es tuyo, es mío, es de todos?", puntualizó.

Señaló que como protectores de los bienes públicos deben actuar y es eso lo que están haciendo.

Contó que en el caso del barrio SPUNC, todo surgió en la Fiscalía por una presentación de vecinos que reclamaban por el 'no cierre perimetral' del espacio público. Sin embargo, no fue el único que los intimó, ya que las rejas estaban debajo de una línea de tensión por lo que EDEMSA también le pidió a la comuna que interviniese.

Inseguridad versus Seguridad Pública

"La gente ve lo que les toca a ellos, y nosotros como funcionarios públicos vemos lo que nos afecta a todos", afirmó la directora de Planificación.

Manifestó que hace rato vienen haciendo la apertura de las calles públicas que en su momento los vecinos cerraron por un tema de inseguridad. Indicó que entiende la situación, pero que no es la manera porque obstaculizan la Seguridad Pública, y es más el peligro que ellos mismos generan que los ladrones.

"A mi también me han entrado a mi casa cuando estaba durmiendo y me han robado, pero no por eso cerré la calle", sentenció.

Especificó que hay otras vías alternativas para dar solución al tema, como más preventores en la zona, dialogar con el Comisario y que este actúe, o poner una garita siempre y cuando no este en el medio de la calle.

En la mira

Si bien el puntapié inicial se dio en el barrio SPUNC (Sindicato del Personal de la Universidad Nacional de Cuyo), no es el único y otros casos empezaron a resonar, como es Parque Urquiza y Puerto Bizantino.

La funcionaria confirmó que continuarán paulatinamente con este proceso, pero que no tienen un orden cronológico establecido.

"El barrio es público o es privado. En el primer caso, como municipalidad a cargo recolectamos los residuos, arreglamos la luminaria, hacemos el asfalto , realizamos obras de urbanizacion, y los vecinos no pueden cerrar el libre tránsito", detalló.

"Yo informo la situación, y digo que hay que avanzar en la apertura de calles", concluyó.