Mendoza Viernes, 23 de junio de 2017

Final abierto para las listas del justicialismo

Minuto a minuto se juegan dentro del peronismo nombres y acuerdos para competir en las elecciones de agosto.

Del mismo modo que sucede en la televisión, donde se mide minuto a minuto el ranking de los programas para saber cómo reacciona el público a cada segmento, a igual ritmo la interna del peronismo mendocino sube y baja versiones de los acuerdos alcanzados o destruidos. Lo que pasó por la mañana puede ser distinto por la tarde, incluso contradiciendo la novedad anterior. Por esto, los protagonistas de cada sector partidario resaltan al final de cualquier conversación en off sobre un escenario posible que nada, pero nada está confirmado.

En ese esquema, y sólo por estas horas, el peronismo, bajo el nombre Somos Mendoza, tendrá unas PASO "verdaderas" porque Omar Félix, actual presidente del partido, sería candidato a diputado nacional y contaría con el apoyo de los cinco intendentes que hoy gobiernan, es decir Emir Félix (San Rafael), Alejandro Bermejo (Maipú), Roberto Righi (Lavalle), Martín Aveiro (Tunuyán) y Jorge Giménez (San Martín). Este último incluso habría dejado de apoyar a Jorge Tanús, el otro aspirante a ser cabeza de lista para diputado nacional.

Tanús da pelea

Desde las filas del actual diputado provincial debieron confirmar una y otra vez que Tanús sigue en carrera, aun cuando su gran aliado, Giménez, habría optado ya por consolidar la candidatura de Félix. Tanto es así que la segunda en la lista del sureño sería una mujer muy cercana al cacique del Este.

A la par, el único que podía hacerlo cambiar de planes a Tanús era Adolfo Bermejo, si éste pretendía competir a nivel nacional, pero resultó ser que el maipucino quiere ser senador provincial y fortalecer junto con su hermano y el resto de los jefes comunales el poder territorial del peronismo, ya pensando más en el 2019. Esto no implicaría que busca posicionarse él, sino al partido como una alternativa potable para retomar el poder en Mendoza.

En definitiva, Tanús trabaja a destajo junto con los ciurquistas para conseguir aliados a su proyecto.

Los cristinistas

En las filas de los kirchneristas, Anabel Fernández Sagasti estuvo por Buenos Aires con Cristina Fernández y le sugirió tres nombres que por ahora los tiene bien reservados. La ex presidenta habría contestado que estaba de acuerdo siempre que se cumpliera con las máximas K: que sean personas no muy conocidas en la política, o al menos no hayan ocupado hasta ahora ningún cargo público.

La receta guarda coherencia con la elección que hiciera la propia Cristina en 2011, cuando bendijo a Anabel (propuesta en aquel momento por Máximo Kirchner) dejando de lado a otros dirigentes de mayor experiencia como Patricia Fadel. Basta recordar cómo Fernández Sagasti escapaba a todos los compromisos de campaña que encabezaba el otro candidato, Guillermo Carmona, lo que trajo más de una polémica por el nuevo estilo.

Más fogueada en la política, tanto ella como su compañero de vida, Lucas Ilardo, sostienen su impronta y sus allegados afirman que ellos quieren que "la renovación sea real, que participen militantes para darles una oportunidad. Si no lo hicieran así, no serían coherentes con su propia historia".

Así, y sólo por ahora, los mendocinos que voten a los peronistas tendrán en apariencia tres opciones en el menú, pero en realidad serán sólo dos, los justicialistas o los kirchneristas.

Habrá que ver cómo los experimentados generales del PJ salen a combatir la idea de que sangre nueva de candidatos desconocidos que propondrían los cristinistas le garantizaría al peronismo mendocino una mejor cantidad de votos, porque la renovación bastará para atrapar a votantes desencantados con el actual gobierno.

Más noticias