Mendoza Viernes, 23 de marzo de 2018

Evitan el acoso en el colectivo a través de un mensajito

Una funcionaria ecuatoriana presentó una política pública contra el abuso verbal y físico en el transporte. En cuanto se detecta el hecho, se escucha un audio que alerta a los pasajeros de que allí hay un acosador

En el océano de presentaciones, charlas y conferencias que suceden dentro del megaevento que es la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) algunas llaman la atención por lo práctico, sencillo e innovador de su propuesta, y porque esta apunta a abordar una situación conflictiva que hasta hace un tiempo estaba absolutamente invisibilizada: el acoso en el transporte público de pasajeros. Quien disertó sobre el programa denominado "Bájale al acoso" fue María Fernanda Pacheco, presidenta de la Unidad Patronato Municipal San José de la Alcaldía de Quito (Ecuador), y quien se ha encargado de llevar adelante esta iniciativa. El procedimiento es sencillo: cualquier persona que se sienta acosada en una unidad de transporte público debe mandar un mensaje de texto (SMS) con la palabra "acoso" a un número gratuito. Como los vehículos están georeferenciados, en el mismo instante que llega el mensaje, se activa un audio en el colectivo, que les avisa a los pasajeros que allí está sucediendo un acoso. Además, inmediatamente se pone en marcha un protocolo de actuación: la llamada de respuesta y una comunicación con la policía, que se dirige hacia la unidad de transporte en cuestión. La víctima tiene diferentes opciones, desde denunciar a la Justicia al acosador hasta no realizar ninguna acción, depende de lo que decida. Una cuestión de concienciaPacheco explicó que después de obtener una encuesta muy preocupante acerca del acoso en la Ciudad de Quito, que daba cuenta de que una de cada dos mujeres había sido acosada mientras viajaba en transporte público, decidieron actuar. Lo que buscaban, además de que esta situación, que se enmarca dentro de la violencia de género, disminuyera, era generar conciencia. "La única manera de generar una política efectiva en el tiempo es involucrando a la sociedad civil. Lo que buscábamos, además de la sanción efectiva, era conseguir la sanción social", manifestó la funcionaria ecuatoriana, quien también explicó cómo actúan para no revictimizar a la persona acosada."Muchas de las víctimas dejan pasar la situación porque el solo hecho de poner la denuncia las condiciona, tienen miedo de ser revictimizadas. En cambio, nosotros nos acercamos al colectivo desde donde es denunciado el acoso".La funcionaria agregó, además, que para que fuese más popular, no se creó una aplicación, puesto que no todas las personas tienen acceso a internet desde su celular. Prisión efectivaEl castigo para los acosadores es la prisión efectiva: de 2 a 38 meses de cárcel, dependiendo la gravedad del hecho cometido. Hasta el momento y después de 11 meses de haber sido implementado el "Bájale al acoso" se han colocado más de 1.458 denuncias, de las cuales 41 han sido judicializadas. En tanto, en 11 de estos casos los acosadores han sido condenados y están cumpliendo la pena en prisión. Intercambio para generar soluciones en ciudadesEl evento denominado "Demand Solution" o "Idear Soluciones en Ciudades" tiene como finalidad que expertos en iniciativas innovadoras analicen el futuro de las ciudades y cuenten sus experiencias que han servido para abordar problemáticas reales. En esta oportunidad, trajeron a Mendoza paneles sobre movilidad sostenible y ordenamiento territorial, resiliencia urbana y conciencia ambiental, el futuro del trabajo y crecimiento demográfico, y patrimonio cultural y ciudades creativas. A su vez, emprendedores locales pudieron intercambiar y debatir con los expertos internacionales. Guillermo Navarro, director de Innovación y Desarrollo Sostenible del Ministerio de Economía, dijo: "La cumbre superó nuestras expectativas, hemos alcanzado los objetivos propuestos por el BID".