Mendoza Jueves, 1 de marzo de 2018

El Gobierno de Mendoza refuta los reclamos del SUTE

Sostiene que el gremio hace pedidos en público que después no se concretan en el ámbito formal de las paritarias. El titular del sindicato respondió.

En conferencia. Sebastián Henríquez, secretario general del SUTE, adelantó que el plenario rechazará la oferta oficial del 15,7% de alza.

El principio de acuerdo entre el Gobierno y el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) por el aumento salarial para este año fracasó nuevamente, por lo que peligra el inicio de clases, y el Gobierno de Mendoza vuelve a tensar la cuerda amenazando con dar una suba por decreto.

El martes por la tarde "la carroza se convirtió en calabaza", describió uno de los allegados al SUTE para expresar que el principio de la negociación que parecía encaminada se desintegró cuando se hizo una reunión de los equipos técnicos paritarios, y todo intento de arreglo fracasó.

Por esta razón, el secretario general del SUTE, Sebastián Henríquez, llamó a conferencia de prensa y, adelantándose a la definición que surja del plenario previsto para este viernes, sostuvo que no hay ningún principio de acuerdo.

Con ese panorama - aseguró- "peligra el inicio de clases" y se movilizarán por las calles del centro el sábado durante el Carrusel de la Fiesta Nacional de la Vendimia.

"Nosotros queremos acercar posiciones, pero el Gobierno no toma nada de lo que estamos planteando. Para que haya empate con la inflación, el Gobierno tiene que compensar la pérdida que tenemos por el Incentivo Docente, que lo paga la Nación y está congelado. La diferencia la tiene que compensar la Provincia y no quiere", dijo el sindicalista.

"Además, el Gobierno no ofrece mejorar ningún otro ítem del salario como sí han logrado otros gremios, por lo tanto lo que se escuchó en la reunión de ayer (por el martes) fue lo mismo del 15,7% que ofreció inicialmente. No estamos dispuestos a firmar a eso. Además, no nos aseguran recomponer o actualizar más adelante ni nada", adelantó el dirigente.

En definitiva, si bien la propuesta será aceptada o rechazada en el plenario de mañana, desde el sindicato opinaron que no hay una mejora y que el Gobierno "insiste en una propuesta de pérdida salarial".

Las voces de Correas y Dalmiro

Sin embargo, desde el Gobierno rechazaron enérgicamente las declaraciones del gremialista.

El director de Escuelas, Jaime Correas, sostuvo: "Los representantes del SUTE manifiestan pública y mediáticamente pedidos que no hicieron en el marco de las paritarias. Desde el SUTE dicen que reclamaron un incremento del incentivo docente (FONID), pero no lo hicieron en paritarias ni en las reuniones técnicas. Desde el SUTE dicen que volvieron a reclamar en la reunión técnica del 27 de febrero por la recomposición del 7,6% y eso no es cierto. Basta leer el acta para comprobarlo. Desde el SUTE dicen haber pedido mejoras en otros ítems, pero no lo hicieron en las reuniones paritarias y en la reunión técnica de este martes sólo solicitaron la incorporación en la ayuda de útiles a los docentes en cambios de función. El Gobierno en la paritaria del lunes 26, ante el pedido de recomposición salarial 2017, contestó que es una cuestión ya atendida a través del bono de $7.000. El acta de una reunión paritaria o de una reunión técnica es el documento oficial que deja expresados los pedidos, solicitudes, respuestas y acuerdos que manifestaron las partes involucradas durante la reunión. Está confirmado con sus firmas y es irrefutable".

El ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, también le contestó duro al líder sindical en la misma línea que Correas. "El secretario general del SUTE les está mintiendo a los docentes; dice una cosa en público y otra en la paritaria. Yo los invito a leer las actas paritarias tanto la del día 26 como la del día 27. Nosotros no escondemos nada, cuando decimos sí es sí; cuando decimos no es no. Somos claros. No hemos llegado a un acuerdo porque el propio sindicato postergó la discusión hasta ahora. Nosotros entendimos que eso era una dilación que podía afectar el inicio de clases y que esa era la velada intención del sindicato. Hicimos una oferta, ellos hicieron una contraoferta que implicaba el 23 % de aumento, y nosotros le dijimos que eso implicaba un gasto de $1.200 millones, una cifra que el Estado no tenía. Para lograr eso tenemos que dejar de comprarles alimentos a los chicos, que son $700 millones, paralizar obras en marcha por $500 millones o no pagar los aumentos", comparó Garay.

"No es opción para este Estado dejar de cumplir con las obligaciones para dar aumentos", terminó taxativo el ministro.

"Ahora dicen que quieren rechazar la propuesta del Gobierno, pero no ha habido otra oferta. Nosotros hemos ofrecido 15,7% de aumento. Ya no sé cómo interpretar lo que hacen. En las declaraciones que hizo por radio Nihuil, el secretario Henríquez se queja porque el incremento va al básico, dice que esto genera menos plata en el bolsillo de los docentes, es decir, está pidiendo un aumento en negro; eso no lo escuché jamás de ningún dirigente sindical. Es insólito. Le falta el respeto a los docentes y a los miembros paritarios porque dice una cosa en la paritaria y otra en público. Nosotros queremos que los docentes cobren el aumento".

Una opción

Si bien el Gobierno ha recordado que cuenta con la herramienta del decreto para dar el aumento en el caso del que el gremio no acepte la propuesta oficial, el líder sindical Sebastián Henríquez expresó: "No vamos a premiar ni la amenaza ni la extorsión. Si quiere sacar el decreto se tendrá que hacer cargo de la amenaza".

Dejanos tu comentario