Mendoza Viernes, 14 de septiembre de 2018

"El Estado ahora es cómplice de otra jugarreta de la Iglesia"

Paola González, madre de una de las víctimas del Próvolo, manifestó su dolor por lo que hicieron con el instituto. Además cuestionó al intendente de Luján, Omar De Marchi

Familiares y víctimas de los abusos sexuales perpetrados en el instituto Antonio Próvolo, acompañados por dirigentes del Frente de Izquierda, mostraron públicamente su rechazo a la decisión del Concejo Deliberante de Luján de Cuyo de comprar el establecimiento que funcionó hasta noviembre de 2016, cuando salió a la luz este escándalo que envuelve a la Iglesia Católica y que tiene a curas detenidos y procesados.

En peatonal Sarmiento y San Martín de Ciudad se autoconvocaron para hacer visible su enojo y su preocupación por este hecho, además de expresar su malestar hacia el intendente lujanino, Omar De Marchi.

"A los chicos y a los familiares nos desconcertó, nos ha caído muy mal. El Estado es cómplice de otra jugarreta de la Iglesia", manifestó Paola González, madre de uno de los chicos que asistían al Próvolo y que aún no declaró, sobre esta compra que realizó la Municipalidad de Luján de Cuyo.

A ellos no se les informó que se iba a realizar esta operación: "Nunca se nos avisó. Los sobrevivientes y los familiares tienen sus abogados, y podrían haberse comunicado con ellos o con el colectivo, pero no lo hicieron con nadie. Hicieron todo a escondidas, como está acostumbrada la Iglesia, pero ahora también el Municipio de Luján".

"Del intendente jamás recibimos palabras de lo que sentía por la cantidad de víctimas que habían sufrido tales aberraciones durante años. Fue en su departamento, pero nunca tuvimos palabras de aliento ni un acercamiento", reclamó Paola González denunciando desinterés por lo sucedido de parte de Omar De Marchi.

Sobre cómo supieron de esto contó: "Un padre se encontró, que por casualidad se enteró, con un festejo en el Próvolo. ¿Qué se puede festejar en un lugar donde nuestros hijos han sido torturados, donde chicos totalmente vulnerados pasaron horrores durante años con complicidad de muchos?".

"Ahora el señor Bochatey (Alberto, monseñor), que oh casualidad es el representante de la orden San José y enviado del Vaticano, dice que vendió porque están en muy malas condiciones económicas y tienen que pagar las demandas de los ex trabajadores, y parte de esos ex trabajadores son imputados en la causa", agregó la madre de una de las víctimas de ese instituto al que asistían chicos sordomudos.

Además, entienden que con la venta se entorpece el proceso judicial. "Si no tenemos el predio cómo hacemos que a casi el 90% de las víctimas que aún no han declarado les crean. No se van a poder hacer las pericias en el lugar", explicó.

Mariana Díaz, otra de las madres de chicos del Próvolo, sostuvo que "el intendente de Luján, sabiendo todo lo que pasó ahí, jamás se acercó a decirnos algo ni a darnos sus consentimiento. Y resulta que ayer (por el miércoles) festejaban la compra como si estuviesen en una cancha de fútbol, con fiesta y música. Y el dolor de los chicos y de las familias quién lo entiende. Es muy difícil para los chicos declarar una y otra vez lo que les han hecho".

Reunión con De Marchi

El intendente Omar De Marchi se comunicó con los abogados de las víctimas, Sergio Salinas y Oscar Barrera, para pedirles una reunión con ellos y familiares y víctimas del Próvolo.

El encuentro sería la semana que viene en la Municipalidad de Luján, pero debe ser confirmado.

Más noticias