Mendoza Sábado, 21 de julio de 2018

El 20% de los ocupados busca un segundo ingreso

Tratan de conseguir, sobre todo en la clase media, un ingreso extra para poder afrontar mejor los gastos fijos.

Dato. En la provincia hay un 20% más de personas dedicadas a la venta de productos por catálogos. <b>Foto: Nicolás Galuya.</b>

El hombre trabaja para vivir y no a la inversa. Y trabaja (debería) solo unas horas de su día, el resto (la mayor parte) debería poder usarlo para desarrollarse intelectualmente, para compartir con su familia, para esparcimiento. Pero no.

Hoy el ciudadano de clase media (que intenta no caerse de esa clase) sobrevive o pretende hacerlo buscando algo más de ingresos. Un trabajo extra, una "changuita", una moneda más. Y mientras busca algo más, compite con el que busca al menos algo.

Lo cierto es que cada vez hay más desocupados y también más ocupados a los que no les alcanza con lo que ganan y salen a buscar un ingreso extra. Las consultoras y bolsas de trabajo dicen que hay un 20% de ocupados que tienen o buscan un segundo ingreso.

Lo ideal para aquellos que buscan un segundo ingreso son las ocupaciones no formales de venta de productos por catálogo o actividades que pueden realizarse en los tiempos libres y sin horarios fijos. No es mucho más lo que se logra incorporar al haber pero al menos quizás alcance para pagar alguna boleta de luz o media cuota de la facultad de un hijo.

Radio Nihuil realizó un interesante informe sobre esto. En él se detectó que, por ejemplo, creció significativamente la cantidad de personas que buscan un ingreso extra a través de la venta de productos por catálogo.

Gladys Sait, coordinadora de uno de estos grupos, dijo que esta tendencia ha significado un aumento del 20% durante este año y que quien pone dedicación a esta actividad extra puede lograr un ingreso promedio de más de dos mil pesos por mes.

Adriana Fernández, directora de una empresa de venta de cosméticos por catálogo, dijo que el aumento de vendedores ha sido del 15% en el último tiempo.

A esta demanda de trabajos/actividades extras para complementar ingresos se suman los jóvenes que han salido a buscar su primer trabajo, tratando de aportar algo a la menguada economía familiar. Unos pesos para al menos cubrir sus gastos extras no viene mal.

Una consultora le señaló a Nihuil que los chicos buscan trabajos part-time, para complementarlo con sus estudios, pero la mayoría de las empresas buscan trabajadores de tiempo completo.

El informe también incluyó la respuesta de otra consultora laboral, que indicó que aumentaron las solicitudes para conseguir trabajo, y también se informó que los jóvenes "buscan lo que sea" y que hoy es mucho más difícil conseguir empleo para aquellos que no tienen experiencia.

Alternativas para que entren unos pesos más

En estos tiempos económicos inhóspitos la necesidad de aumentar ingresos y buscar segundos empleos es mucho mayor y más común que en épocas más amables.

Pero también es cierto que son muchos los que, sea cual sea la realidad, se multiplican y se subdividen para mejorar las condiciones de vidas propias y de sus familias.

Sebastián es docente. Da clases de electricidad del automóvil en una escuela técnica y tiene un taller mecánico.

Ana es docente. Da clases de inglés en un terciario y vende fragancias aromáticas por catálogo.

Leandro es un muchachito que tiene un trabajo administrativo en un colegio profesional y por la tarde atiende la fiambrería y hace reposición de mercadería en un almacén de su barrio.

Los ejemplos sobran, hay miles. El que escribe solía cortar el pasto y limpiar canteros en sus horas libres para hacer unos pesos más.

Siempre hay alguna alternativa para que ingrese una moneda más. Pero esto no debe hacer perder de vista que el derecho es un salario justo, que permita que cada ser humano se desarrolle como individuo y pueda disfrutar de su familia, de su vida.

Changuear, otro rubro en negro

Changuear, trabajar un par de horas extras o vender por catálogo implica un ingreso extra, pero también un movimiento de dinero totalmente en negro, salvo honrosas excepciones.

El que busca trabajo en estos tiempos no está en condiciones de exigir mucho porque detrás de él hay otros deseando su mismo puesto. Esa es la estrategia actual del mercado.

Asimismo, los que venden por catálogo tampoco facturan, por lo que no hay un control claro (o ninguno) del pago de impuestos.

Pero la ocasión hace al ladrón, y a escasez de trabajo y de dinero en los bolsillos, con deudas que acosan a las familias, el mercado toma rehenes y negocia con ellos.

Dejanos tu comentario