Mendoza Miércoles, 1 de noviembre de 2017

Destacaron el trabajo de la ambulancia de alta complejidad en rutas de montaña

El Ministerio de Salud atiende unos diez casos por día en alta montaña.

A mediados de enero, tras dos fallecimientos en alta montaña, comenzó a funcionar entre el límite internacional y Potrerillos una ambulancia de alta complejidad. Aunque en un primer momento se la pensó sólo para la temporada alta, finalmente se decidió mantenerla durante todo el año y, previendo que se viene un verano cargado de turistas cruzando a Chile, seguramente se incremente la cantidad de vehículos.

En un principio la ambulancia dependía del hospital de Uspallata y tuvo, en febrero, una importante participación en el rescate de heridos en el accidente del micro de Tur-Bus, que dejó la trágica cifra de 19 muertes.

Sin embargo, mientras pasaban los meses, las autoridades notaron que sería necesaria la permanencia de la ambulancia durante todo el año, para atender distintos siniestros ocurridos en la ruta 7.

"Llegamos a esa conclusión porque hoy por hoy el cruce a Chile es igual cualquier fin de semana, sea largo o no, e incluso cualquier día de semana, aunque no haya cambios de quincena", explicó Oscar Sagás, subsecretario de Salud de Mendoza.

La otra decisión importante que se tomó al respecto fue transferir la dependencia de la ambulancia, que dejó de responder al hospital de Uspallata para pasar al Servicio de Emergencias Coordinado (SEC). De esta manera, todas las llamadas ingresan desde el 911 y se realizan las salidas con un criterio médico necesario, y el sistema permite testear los tiempos de demora entre que se recibe la llamada hasta que llega al incidente.

El servicio funciona las 24 horas con guardias permanentes, con un personal de 24 personas que incluye, por cada turno, un chofer, un enfermero y un médico.

Aunque la idea es solamente utilizarla para casos de emergencias, también asiste en alta montaña cuando hay personas descompuestas o inconvenientes menores. Tanto es así que por día los profesionales atienden entre 8 y 10 casos de baja complejidad.

"No es la idea que por ir a ver a una persona que está con vómitos se descuide un posible accidente que sea más grave, pero de todas maneras sirve de refuerzo, sobre todo en las épocas donde hay mayor cantidad de turistas o personas cruzando a Chile o viceversa", aseguró Sagás.

Teniendo en cuenta esa situación, las autoridades de la cartera de Salud están analizando la posibilidad de incrementar el número de ambulancias de alta complejidad y de profesionales para la próxima temporada de verano.

Durante el verano, el número de viajantes se incrementa exponencialmente, tanto es así que la temporada pasada se atendieron entre 40 y 50 casos por día. Entre los principales cuadros clínicos se destacan vómitos, disneas (dificultad en la respiración) y cefaleas, todas producto de la falta de aclimatación a la altura.

Tanto se ha incrementado la cantidad de mendocinos y turistas cruzando la frontera entre Argentina y Chile, que durante los últimos fines de semana largo o en las fechas donde hubo eventos especiales (como el recital de U2 en Santiago de Chile) cruzaron unas 35.000 personas por día.

Esa cifra antes se alcanzaba solo durante el verano y principalmente en los cambios de quincena, por lo que parece más que necesaria la ampliación de la cobertura médica en alta montaña.

Choque de Tur-Bus. La ambulancia de alta complejidad fue la primera en llegar a brindar asistencia tras el trágico siniestro que se cobró la vida de 19 personas en febrero cuando chocó el micro de Tur-Bus en la curva del Yeso.

Los más graves. En el resto de los accidentes graves que hubo durante el año ocurridos entre Potrerillos y Las Cuevas también fue la primera en asistir a los heridos.

Más noticias