Mendoza Lunes, 20 de agosto de 2018

Buscan prohibir usar auriculares a los ciclistas en Mendoza

Si algún mendocino es multado por una falta y no tiene dinero para pagarla, puede realizar trabajo comunitario. La alternativa que les darían es que realicen labores de este tipo durante 4 horas por cada $950 de la multa en cuestión. Si no lo cumplen o interrumpen, serán arrestados. Esa es una de las principales modificaciones al proyecto del nuevo código contravencional que el oficialismo de Mendoza hizo gracias a los aportes de la oposición que -ahora- está negada a que llegue al recinto.

El régimen sancionatorio, dijeron los referentes en su armado, fue uno de los temas más trabajados en las comisiones adonde se viene estudiando la propuesta. El último borrador que buscan que sea aprobado consta de 198 artículos y remplazará al Código de Faltas actual, que data de 1965.

Precisamente, el cambio citado se realizó en el artículo 21, referido a la conversión de multa por incapacidad de pago. En él quedo establecido que si el condenado a pena de multa no pagara en el término de tres días, el tribunal le sustituirá la multa no cumplida por la pena de trabajos comunitarios, a razón de 4 horas por cada 100UF (unos $950). Vale destacar que, según la falta, hay multas que ascienden a los $50.000.

Además, si el contraventor no cumpliese total o parcialmente con el trabajo impuesto, deberá ser arrestado. Se le descontará el tiempo de trabajo comunitario cumplido, y deberá estar preso a razón de un día por cada 4 horas no cumplidas. El trabajo cesará si el contraventor abona el monto de la condena.

"La oposición decía que era un código para ricos, porque una persona sigue infringiendo y pagando multas, pero también ahora está contemplado para alguien que no puede pagarla. Queremos que el trabajo comunitario como sanción sea la vedette de la ley. Que los días de arresto sean la última instancia que se considere a la hora de establecer una sanción", comentó el Senador y presidente del Bloque de la UCR Diego Costarelli, asegurando que consideraron varios de los aportes del Bloque Unidad Ciudadana y del Partido Justicialista porque "al abrirlo se hizo más perfectible".

Chau auriculares

Entre otras modificaciones, otro artículo para el que el oficialismo consideró aportes fue el número 66, que ahora plantea sanción a quienes escuchen música o usen el celular mientras andan en bicicletas, con o sin motor.

Textualmente, el párrafo que se agregó dice que el que las condujera utilizando auriculares conectados por cable o medios inalámbricos, a aparatos receptores o reproductores de sonido; así como el que utilizare celulares y otros sistemas tecnológicos de comunicación y esparcimiento durante la conducción de las mismas será sancionado. La multa va desde las 500UF ($4.750) hasta las 1.000UF ($9.500) o trabajo comunitario de 5 a 10 días.

"Eso les pasa a todos, ir escuchando música y no poder escuchar nada más. La mayoría usa Spotify, por ejemplo, y anda en bicicletas estando conectados al teléfono. Sepamos los que andamos en bicicleta que ahora somos seres pasibles de este tipo de sanción. Porque buscamos un orden social y buscamos una convivencia más armónica y más pacífica", agregó Costarelli.

Diego Costarelli.
Diego Costarelli.

Otros de los artículos que sufrieron variaciones fueron el 25 y el 26, referidos a las obligaciones de conducta y a la conciliación. La modificación radica en agregar que el pago realizado se computará a cuenta de una eventual indemnización civil.

La oposición quiere frenar la votación

A pesar de que el oficialismo asegura haber considerado los aportes del peronismo, la oposición dejó trunco el miércoles la posibilidad de que el proyecto definitivo saliera de despacho para que fuera votado esta semana.

"La oposición ahora cuestiona, por ejemplo, la denuncia de la pérdida de una mascota peligrosa diciendo que "ya no podremos tener ni mascotas", pero esto no puede ser desatendido. Habla de una tenencia responsable de razas peligrosas", detalló Costarelli, acerca de algunos cuestionamientos que trascendieron después de que algunos legisladores justicialistas dijeran que no van a firmarlo.

Los mentores del proyecto, que tendrían la mayoría de los votos para que puede convertirse en ley, cargaron también contra las acusaciones de que "criminaliza". Destacaron que, por ejemplo, en el caso de los vendedores ambulantes o de los trapitos, lo que prima es el código de convivencia o comercial de cada comuna.

"En esos casos se rige por la autonomía municipal, esta Ley no se mete con materia comercial o de convivencia de cada departamento", aclararon.