Mendoza Jueves, 5 de abril de 2018

Atienden 280 casos de abuso sexual infantil por mes en Mendoza

La cifra la registra el Equipo de Abordaje del Ministerio Público Fiscal y viene creciendo desde que se creó en 2017.

Al caso de abuso de menores descubierto hace apenas una semana en Mendoza, por el cual fue detenido el anestesiólogo Jorge Maddio (56), acusado de filmar a pacientes menores de edad desnudos, y en algunos casos tocarlos, se sumó ahora la difusión de una cifra realmente escalofriante sobre la cantidad de denuncias de abuso sexual infantil que se presentan mensualmente en Mendoza.

Por mes, el Equipo de Abordaje de Abuso Sexual del Ministerio Público Fiscal de Mendoza, atiende 280 casos de abuso infantil, número que va en aumento desde setiembre de 2017.

Desde ese mes del año pasado, la investigación de abusos pasó de la Suprema Corte al organismo actual, y los casos son recibidos por el equipo conformado por dos psiquiatras y siete psicólogos.

"Tenemos una tarea de examen psicológico-psiquiátrico, de pericias en el caso de que el fiscal la ordene, de examen preliminar, y de cámara Gesell, que se hace luego de la entrevista preliminar, y en la que participan el fiscal, la asesora de menores y la defensa", explicó el coordinador, Francisco Izura, quien añadió que "ya en diciembre se atendían 10 o 12 turnos por día, mientras ahora son entre 13 y 15 turnos".

El incremento en la atención de casos se da tanto por el aumento del personal, es decir, por una mayor capacidad de respuesta, como porque realmente existe un incremento de las denuncias por abuso.

Allí reciben a todos los niños hasta los 18 años de edad, aunque por lo general los casos se dan en una franja que va de los 3 años hasta los 10, dependiendo del momento en el que los pequeños ingresan a la pubertad.

"En esa etapa los niños son más inconscientes y todavía no entran en la pubertad, momento en el cual logran establecer otro vínculo con la familia y el mundo externo, donde hay más posibilidades de hablar", explicó Izura, que es psicólogo especialista en abuso sexual.

Qué se denuncia

En cuanto al tipo de denuncias que se reciben, son tres: por abuso simple, que son tocamientos; abusos agravados, es decir, cuando hay vínculo ascendente (padre, abuelo, tío), y abusos gravemente ultrajantes, que es cuando existe penetración. A ese último se suma cuando hay enfermedades de transmisión sexual o utilización de armas.

"Las denuncias sí o si las deben hacer acompañados por adultos. Por más de que el menor que sufrió el abuso sexual tenga 17 años y sepa lo que ocurrió, debe ir con un adulto".

En general, quienes acompañan a las víctimas son las madres, pero hay casos en los que incluso vecinos o familiares no tan cercanos tomaron conocimiento y se acercaron a denunciar.

Por otra parte, y si bien casi tres cuartas partes de los abusos ocurren en el ámbito intrafamiliar, Izura dijo que "aumentan las posibilidades de que ocurran cuando los chicos están en situación de vulnerabilidad o en caso de que vivan en internados o instituciones donde se adquiere dependencia con las figuras de la institución y se pierde el vínculo directo con la familia, ya que la fragilidad de los chicos aumenta en esos escenarios".