Mendoza Sábado, 9 de junio de 2018

Atención: las 7 modalidades más frecuentes de estafas y cómo evitarlas

Desde la Unidad Fiscal de Delitos Económicos aseguran que la situación que se repite en cada caso es "creer en ofertas encantadoras".

Desconfiar siempre. No hay que responder ningún mensaje al celular que venga de un número desconocido. <b>Foto: Fernando Martínez.</b>

En las últimas semanas se conocieron nuevos casos de estafas por falsas promesas de casas, engaños telefónicos, secuestros extorsivos y mensajes enigmáticos a los celulares. Desde la Unidad Fiscal de Delitos Económicos señalaron que la base de todos los engaños siempre es la misma: creer en ofertas encantadoras.

"Las estafas tienen mil caras. No existen soluciones mágicas, quienes participan de dudosas propuestas siempre corren el riesgo de agravar su situación y caer presos de una mentira", señaló Santiago Garay, fiscal de Delitos Económicos. Además explicó que es muy difícil generalizar y que la mejor forma de cuidarse es desconfiar, ser prudentes y asesorarse.

Si bien las metodologías de los timadores cambian cuando se agotan y son descubiertas de tanto usarse, las más comunes en los dos últimos años fueron: las cadenas piramidales, las agencias truchas de viajes o de planes de autos o casas, los secuestros extorsivos y el phishing, que usa la ingeniería social de las redes sociales para adquirir información confidencial de forma fraudulenta.

1-Cadenas piramidales

Este sistema cobró auge en Mendoza hace dos años y se propagó con el nombre de "flor de la abundancia", "telar de la prosperidad" y "círculo de mujeres solidarias", entre otras acepciones. La estafa consiste en que muchas personas inviertan un monto de plata para que finalmente sólo unos pocos terminen ganando.

Su falacia está comprobada matemáticamente. En síntesis, se trata de una deuda que va siendo transmitida de nivel a nivel en forma de pirámide y que cuenta con dos variables finitas: las personas y su dinero. Cuando la cadena se rompe, los últimos miembros que ingresaron asumen las pérdidas y costos de todos los participantes que ganan de la desgracia ajena.

2-Mensajes enigmáticos

Cada vez es más común para los usuarios de teléfonos recibir mensajes con preguntas enigmáticas desde números desconocidos. Especialistas en seguridad advierten que se trata de virus "zombis" para robar información que puede ser utilizada en posteriores estafas o secuestros virtuales. Por eso aconsejan no darles importancia y borrarlos. Al responder o interactuar con el SMS comienza a ejecutarse un sistema operativo que inmediatamente descarga e instala en el aparato una aplicación fantasma. El móvil afectado luego comienza a copiar y enviar información de la tarjeta SIM a otras fuentes. Puede ocurrir que descuente saldos de la cuenta del usuario o comparta datos bancarios, entre otros datos.

3-Llamados telefónicos

En este engaño los delincuentes llaman para informar a sus víctimas que están por cobrar la Reparación Histórica o que han ganado un premio. Después se las ingenian para que no se corte la comunicación. De este modo, aseguran que nadie advierta del peligro. Finalmente hacen que las personas se dirijan a un cajero automático y depositen el dinero a una cuenta bancaria.

Entre otras mentiras utilizadas se repite la historia de un cambio en la circulación de los dólares, la presunta vuelta del corralito, la venta de billetes falsos y apócrifos planes de ahorro. Por este motivo, alertan a los familiares cercanos a cuidar a los mayores de timadores. Son blancos fáciles los jubilados o ancianos que viven solos.

4-Secuestros extorsivos

Se inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida para informarle sobre el secuestro de un familiar y exigirle el pago de un rescate en dinero o la compra de cierta cantidad de tarjetas de telefonía celular, todo bajo amenaza de dañar al rehén si se realiza la denuncia a la policía. Suele haber trabajo de inteligencia previo y los timadores conocen el patrimonio de sus víctimas.

Lo primero que hay que hacer es cortar el teléfono. Es importante no brindar ningún dato o información sobre sí mismo o algún otro miembro de la familia que estuvieran ausentes. El corte tiene que realizarse con cualquier excusa e inmediatamente llamar al posible rehén para comprobar su estado. Después hay que realizar la denuncia y advertir de esta situación a la familia.

5-Planes de autos

Los timadores poseen su sede de negocio en otra provincia y cuentan con una sucursal local que opera diariamente durante varios meses y hasta más de un año, montando una escena de legalidad que genere confianza. La empresa cuenta con publicidades en las redes sociales y en internet. Ofrecen todo tipo de tratos con el fin de sumar clientes.

Prometen financiación, cuotas fijas, reciben autos usados y planes de ahorro. Después de que los clientes realizan los anticipos pactados, les dicen que dejen de pagar y que pronto recibirán el vehículo. Sin embargo, lo que sigue es una dilación de la entrega a través de distintas excusas. En ese tiempo entra en vigencia una mora estipulada en el contrato que lo puede llevar a su caducidad.

6-Promesas de viviendas

El déficit habitacional en la provincia está calculado en 65.000 viviendas. Muchas familias de bajos recursos y de clase media suelen caer en falsas promesas del sueño de una casa a través de punteros políticos o falsas gestores que dicen tener una conexión con la entidad pública que ofrece los planes o el banco que financia las obras.

Lo más común es que exijan la entrega de cierta documentación, les hagan firmar una serie de papeles y entregar un monto inicial de dinero y varias cuotas de adelanto, con recibos falsos de comprobante por el dinero que aportaron.

Los inscriptos esperan luego un plazo de entrega que finalmente nunca llega.

7-Agencias de viajes

En el 80% de los casos quienes realizan estas estafas son ex empleados de agencias con experiencia en el rubro que acuden a una cartera de clientes. Expertos explican que es muy fácil detectarlos y hay que estar en alerta porque no cuentan con oficinas propias. Realizan sus operaciones por teléfono e internet, rara vez intentan concretar una reunión y si lo hacen es en un café.

El engaño consiste en hacerles creer a sus víctimas que recibirán un servicio que han pagado de antemano. Los timadores falsifican fichas y documentos y brindan solo una parte del trato, por lo general el viaje. Cuando los clientes llegan a destino descubren que no tienen reservado el hotel, ni las excursiones, ni nada.

Dejanos tu comentario