Diario Uno > Mendoza

Advirtieron que las cuotas del IPV serán más caras y se pagarán antes

Los primeros días de marzo estará conformado el fideicomiso por el cual la provincia comenzará aconstruir casas del IPV con los fondos financiados por ANSES, las que serán más caras y se pagarán

en la mitad de tiempo que las operatorias actuales. "Es irracional que se pague una casa en 500

Te puede interesar...

meses", dijo al respecto el titular del IPV.

El organismo afina los últimos detalles para que apenas quede formalmente constituido el

fondo (que en total tendrá $462 millones para hacer en total 5.500 casas, aunque inicialmente se

habló de $650 millones y de la construcción de 7.700 casas) comience ejecutarse la obra.

Pese a las duras peleas políticas que tuvo que afrontar el Gobierno para conseguir la

aprobación de la ley que le permitiría reactivar la construcción de viviendas, esta gestión no

podrá ver terminadas gran parte de esas casas. Se calcula que recién a principios del año que viene

podrán estar listas las primeras casas.

El cambio en la política de vivienda que impuso el Gobierno nacional modificará

sustancialmente la construcción de la vivienda pública.

Mientras, la Nación mantuvo en vigencia los Planes Federales de construcción de viviendas

bajó recursos a las provincias que aceleraron la obra de vivienda social, sobre todo durante el

2006 y el 2007. Pero a partir de 2008 el Gobierno nacional licuó esa política de ceder recursos por

otra a partir de la cual ahora las provincias deben devolver a futuro los fondos que consiguen a

través de ANSES.

Por lo tanto, ahora deben aplicar condiciones al financiamiento que, aunque será flexible

respecto a las condiciones que ofrece el mercado privado para la adquisición de viviendas, supone

un cambio drástico respecto de los precios de la cuotas que hoy cobra el IPV a sus beneficiarios.

Hasta ahora, según datos oficiales del IPV, el 48% de los adjudicatarios son morosos (esto

incluye a los que deben más de cuatro cuotas ), y de ese porcentaje el 80% paga cuotas de entre $20

y $59, mientras los que mejor pagan son los de cuotas más altas, de hasta $220. Ahora los planes

llegan hasta los 500 meses, es decir 40 años, sin que jamás se actualice el monto de las cuotas.

Desde la crisis del 2002 en adelante el IPV comenzó a recuperarse mejor. En el 2002 sólo se

recaudaba el 47% de lo facturado. Esa cifra este año casi se ha duplicado, llegando al 80%. Desde

las últimas operatorias de vivienda se ha implementado el descuento por bono para los empleados

públicos con el fin de garantizar el cobro de la cuota.

A partir del momento en que se comiencen a hacer las nuevas operatorias las condiciones

cambiarán. Se terminarán las cuotas de $50 y $100 y se harán actualizaciones periódicas en el monto

de acuerdo con el sistema francés, es decir, se pagarán cuotas constantes que sufrirán

actualizaciones mediante un interés que siempre será menor a la inflación, aseguran desde el IPV.

Por ejemplo una casa valuada en $120.000 se pagará en 240 meses (20 años). En los primeros 36

meses podría pagarse $400 por mes, a los tres años $600 por 48 meses y luego se haría otra

actualización. Pero el plazo máximo de cancelación no superará los 240 meses, explicó el titular

del organismo.

El sistema tendrá la posibilidad de ser flexible, y aquel el beneficiario que tenga

posibilidades económicas de pagar cuotas más altas podrá acceder a planes más cortos para cancelar,

se explicó también.

Se construirán con plata de ANSES

Falta mucho

El camino será lento. Si en marzo se constituye el fideicomiso se pedirá la emisión

progresiva de bonos para que se liberen los fondos en forma paulatina. "Definiremos junto con el

ministro (de Infraestructura, Francisco Pérez) a cuánto ascendería el primer tramo de emisión",

explicó Carmelo Simó. Luego deberán hacerse los llamados a licitación, y desde el momento en que se

comience la construcción deberán pasar 10 a 12 meses para que estén listas las primeras casas (a

mediados del año que viene).

"Esto no significa que el proceso se vaya a discontinuar, lo importante es que la herramienta

de financiamiento está fijada por ley", remarcó Simó.

Cómo funciona

La firma del convenio entre la Nación y la Provincia es una emisión de títulos que se remite

a "Nación Fiduciaria Sociedad Anónima". Estos títulos salen al mercado y el Banco Nación compra

parte de los mismos para que se pueda comenzar con la operatoria. Después, los valores

representativos de esa deuda, saldrán a la venta . La ANSES aparece como uno de los posibles

compradores pero no se establece un compromiso al respecto. De este modo, el fideicomiso le presta

al IPV para que construya y coloque las hipotecas como garantía del crédito. Si existe mora en el

recupero, el fideicomiso no ejecuta las viviendas sino que tomaría la deuda del dinero que se gira

para el Fonavi.

Los costos

Hasta ahora los costos que implica la emisión de bonos para la constitución del fideicomiso

implican un costo de $100.000 que hay pagar a Nación Fideicomiso por la tramitación del

financiamiento.

Por otro lado, el IPV debe pagar $90.000 a la Universidad de General San Martín, de Buenos

Aires. Esta institución fue la que ganó el concurso público que convocó el IPV para hacer el

dictamen técnico sobre el uso de los recursos que proporcionará Nación Fideicomisos.

En dicho dictamen se debe desarrollar cuáles son los beneficios que tendrá la inversión de

los fondos al ser destinados a obra pública.

Los planes de emergencia se mantienen

El único sector que mantendrá las cuotas a bajo costo será el de los planes destinados a la

emergencia social, que se hace con recursos que provee la Nación para los casos de asistencia a

víctimas de tormentas u otro tipo de desastres.

Para este año hay recursos asignados para unas 1.500 viviendas destinadas a este fin, una

cantidad equivalente al resto de las viviendas que se construirían mediante las otras operatorias

más caras. Además, se mantienen los planes de mejoramiento de viviendas.