Mendoza Martes, 14 de agosto de 2018

Advierten de un "desfalco" con las tachas de las calles

El diputado Mario Vadillo asegura que no sólo son peligrosas, sino que esconden un negocio con el recambio.

Las tachas reductoras de velocidad han ganado lugar en las esquinas de las calles del Gran Mendoza, a tal punto que ahora resulta extraño no verlas si se trata de intersecciones sin semáforos.

Casi sin distinción, los municipios las fueron incorporando como medida de seguridad en cruces peligrosos.

El diputado provincial por el Partido Intransigente (PI) Mario Vadillo, quien hace ya un par de meses presentó un proyecto para eliminarlas, insiste en la idea de que son perjudiciales tanto para los vehículos, en cuanto a roturas, como para los ciclistas y motociclistas, a quienes les dificulta la conducción.

Además, este integrante de la ONG Protectora asegura que en el recambio de las tachas hay un negocio en el que se produce un "desfalco al Estado".

"Donde se arma el berenjenal es con la reposición, porque si en una calle determinada se ponen 100 tachas, es muy fácil de ir y controlar. El tema es la reposición, que es donde se genera el gran problema, porque la tacha tiene muy poca vida útil, entonces cualquiera puede decir que tiene que reponer una cierta cantidad de tachas, pero después es difícil de comprobar que el proveedor haya entregado esa cantidad y que se hayan colocado", dijo el Legislador.

Según Vadillo, en el proyecto que presentó en junio pero que todavía no se trató, "todos los meses se produce ese desfalco al Estado por tachas compradas y no puestas, porque se hace casi imposible la auditoría. Sobre todo porque los municipios esconden la información pública".

Dañan el tren delantero

La queja principal de los automovilistas es que las tachas dañan sus vehículos, y así lo confirmó Roberto Gómez, del taller Megamecánica, en diálogo con Radio Nihuil.

"El auto se va deteriorando, frenos, tren delantero, la carrocería, porque los autos vienen montados con mucho plástico. Desde los 3 años de antigüedad se empieza a endurecer y se afloja. De todas maneras, va en sintonía con el mal estado de las calles", explicó el experto.

En Mendoza se fabrican

En Mendoza existen al menos dos fábricas que hacen tachas y otras dos empresas que las traen y las ofrecen.

Desde una de ellas dialogaron con Diario UNO y, aunque prefirieron no dar a conocer su identidad, aseguraron que si bien es cierto que a la larga pueden perjudicar os vehículos, todo lo que se argumenta en contra del producto tiende exclusivamente al resguardo de máquinas, cuando las tachas tienen por finalidad cuidar a los conductores.

Por otra parte, la misma persona aseguró que es falso que al pasar por arriba se pierda el control del vehículo, más allá de sufrir una sacudida, pero recordó que el objetivo de las tachas justamente es que los automovilistas frenen antes de llegar, por lo que no deberían pasarlos a toda velocidad.

Por último, coincidió en la necesidad de definir mejor dónde y cómo se colocan, porque en general con tres filas, cuatro como mucho, bastan para una zona transitada y por donde se circule a alta velocidad.

Más noticias