Mendocinos Domingo, 16 de septiembre de 2018

Ejemplo de solidaridad: jóvenes pintan escuelas en su tiempo libre

Se capacitaron en un programa nacional dictado en la Oficina de Empleo de San Martín. Están pintando la escuela Chade.

Son 34 jóvenes de entre 18 y 24 años que buscan trabajo, muchos el primero de su vida. La gran mayoría tiene el currículum vitae despoblado de antecedentes laborales y hoy, en plena crisis y cuando los despidos acechan, el conseguir empleo es más difícil para ellos que para cualquiera. Pero mientras buscan y esperan... trabajan. Lo hacen en forma solidaria, a la vez que siguen mejorando la búsqueda y la forma de ofrecerse. Ahora están pintando una escuela, pero antes también hicieron una colecta de ropa y después otra de juguetes, para el Día del Niño.

El grupo de jóvenes es uno de los que se capacitaban en el "Programa nacional jóvenes con más y mejor trabajo", que dictan en la Oficina de Empleo de la Municipalidad de San Martín.

"Este grupo ya tenía toda la capacitación completa y, como ocurre con muchos, siguieron en contacto entre ellos y con nosotros", explicó Vanina Cáceres, responsable de esta oficina municipal.

"En agosto llegaron a nuestra oficina y solicitaron colaborar con los festejos del Día del Niño en los distritos. Ellos reunieron golosinas para repartir", contó Vanina.

Después surgió la necesidad de la Escuela Técnica 4-027 Moisés Chade. Hacía mucho tiempo que necesitaba arreglos. El gobierno escolar había ofertado algo de pintura y la Municipalidad proponía aportar herramientas, seguro y gastos varios, pero faltaba la mano de obra.

Así fue que, otra vez y por iniciativa propia, el grupo se volvió a reunir para plantearse la posibilidad de ser los pintores.

"Ellos se organizaron en grupos, mientras la Comuna decidió proveerlos de elementos de seguridad, materiales, traslado y un seguro", agregó la jefa de la Oficina de Empleo de San Martín.

Lucy González tiene 19 años. Cuenta con el secundario completo, buena formación en contabilidad y administración y está buscando su primer empleo.

"Todavía no consigo nada", dijo. Pero esta falta de ingresos no la hizo dudar cuando se planeó pintar la escuela. "Es bueno ayudar. Nosotros podíamos hacer ese trabajo y nos pareció importante encararlo".

Lucy no había afrontado nunca el desafío de ser pintora de obra, pero el consejo de los que ya sabían fue suficiente para que rápidamente le tomara la mano a la espátula con enduido, la lija y el pincel.

Mauricio Amaya tiene 23 y es uno de los "expertos". Llegó a la oficina como todos, buscando empleo y en procura de perfeccionamiento. "Busco en construcción, pintura... que es lo que sé hacer. Ahora estoy trabajando para una empresa y me queda tiempo libre para pintar la escuela y venir a la oficina", contó.

El grupo se dividió en varios pequeños subgrupos. Se distribuyen por días y en turnos de mañana y de tarde. Así todos colaboran y nadie se recarga.

Vanina Cáceres contó que "notamos que los jóvenes que concurren a la oficina tienen un sentido innato de la solidaridad".

Además recordó que "vienen a recibir tres meses de capacitación y establecen una relación que perdura, pero que también les permite ver las salidas laborales desde otras perspectivas, fuera del marco convencional".

"Mantenemos un vínculo permanente con los jóvenes. Hacemos actividades para que se sientan protagonistas de la sociedad donde viven", sumó.

La escuela

La Escuela 4-027 Moisés Chade se encuentra en medio de una zona de viñedos y bodegas, unos diez kilómetros hacia el este del departamento de San Martín. Su fundación fue en 1972. La modalidad técnica agropecuaria, especializada en enología, genera futuros profesionales de alta capacitación.

El 22 de junio de 2007 el Instituto Nacional de Vitivinicultura reconoció a los egresados de la institución como habilitados para asumir la conducción técnica de establecimientos bodegueros.