LAS COIMAS K Lunes, 27 de agosto de 2018

"En Argentina se está viviendo el 'nunca más' de la corrupción"

El ministro de Cultura de Nación apoyó el cambio de nombre del Centro Cultural Kirchner, por estar el expresidente vinculado a hechos ilícitos.

El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, consideró que en el país se está "viviendo una suerte de Nunca más de la corrupción" y se mostró a favor de que se cambie el nombre del Centro Cultural Kirchner.

"Soy partidario de que ese nombre se cambie. Tiene que haber una nueva ley. Hay que acabar con el culto de la personalidad. Imagínese si en 1982 le hubieran puesto Leopoldo Fortunato Galtieri a una plaza o a un centro cultural. O si en 1975, le hubieran puesto José López Rega a una calle. Hay que dejar pasar diez años en cada caso, eso es muy sabio", dijo Avelluto.

En declaraciones al diario La Capital, el ministro afirmó que "a aparición de los cuadernos es un punto de inflexión en nuestra historia".

"Hoy estamos viviendo una suerte de Nunca más de la corrupción. Si a la vuelta de la democracia aprendimos todos que los crímenes de Estado eran más graves que los de las organizaciones armadas, hoy la corrupción en manos del Estado nos debería llevar a un puerto parecido", señaló.

Consideró que así como en aquel momento había periodistas valientes que se animaron a denunciar, ahora sucedió lo propio en torno a la obra pública, al manejo del dinero público.

"También hay un poco del show del horror. Soy optimista con respecto a lo que pasa", dijo.

Avelluto indicó que la Justicia está funcionando, está la ley del arrepentido, el periodismo nos dio una lección a todos.

"Acá hay un cambio cultural. Esto ocurre en un contexto de dureza económica, donde vimos la vulnerabilidad de nuestra economía frente a determinados procesos internacionales. No puede dejar de pensar que los miles de millones de dólares que no tenemos y le pedimos al FMI tienen que ver con los miles de millones que se robaron. Ojalá aparezcan", manifestó.

Para el funcionario, hubo un manejo discrecional de noche y niebla, con bolsos, valijas llevados de un lado al otro.

"Si se lo tratás de contar a un extranjero puede resultar a sus oídos como inverosímil. Tenemos visiones morales diferentes con los líderes del kirchnerismo. Ellos creen que se puede robar de esa manera. Hoy los veo como a los viejos hombres del Partido Comunista, que presenciaron la caída de la Unión Soviética. Y veo a ciertos militantes que compartieron políticas y apoyaron ese proceso, y pienso lo difícil que debe ser para ellos poder explicarlo. Las evidencias son abrumadoras", señaló.