Diario Uno > Judiciales > Ruleta rusa

Su hijo mató jugando a la ruleta rusa y ahora deberá pagar $1 millón

El peligroso juego de la ruleta rusa, una muerte de un joven de 20 años y el millonario reclamo en una demanda civil por parte de su familia

Una bala en el tambor. Un revólver que dispara. Un juego tan peligroso que terminó en una muerte. Ahora, la madre de un adolescente que mató a otro jugando a la ruleta rusa deberá afrontar una millonaria indemnización tras un reclamo de la familia de la víctima fatal.

El sinsabor que dejó la causa penal por el crimen en San Martín de Roberto Diego Guyet tal vez fue mitigado un poco por el fallo civil que se firmó en los últimos días.

Te puede interesar...

La historia tuvo su trágico punto de partido el 9 de marzo de 2016. Cerca de la 1, un menor de 15 años pasó a buscar a Diego Guyet por su domicilio con la excusa de celebrar el Día de la Mujer con unas amigas. Cuatro horas después, en el mismo auto Chevrolet Corsa, lo trasladó al Hospital Perrupato. La víctima quedó internada con una herida de arma de fuego en el rostro, pero murió al día siguiente.

En un principio, el menor de edad aseguró que lo había encontrado malherido en la vereda. Sin embargo, luego confesó que habían estado jugando a la ruleta rusa en el auto, que en su turno le apuntó al rostro a Diego Guyet y efectuó el disparo que fue fatal.

El último relato por el crimen en San Martín fue confirmado con las pericias que encontraron rastros de pólvora en las manos del joven de 15 años y en el interior del habitáculo del rodado. Sin embargo, debido a su edad fue declarado ininmputable y terminó sobreseído en la causa penal.

Pero la madre de Diego Guyet inició una demanda civil contra la madre del autor del disparo reclamando una indemnización por daño moral, daño material y gastos de sepelio, entre otros rubros. Se inició un expediente en ese ámbito donde ni el menor ni su madre se presentaron.

Es por esto que fueron declarados rebeldes y se dio como probado el crimen en San Martín. La jueza María Violeta Derimais consideró además que "los padres son solidariamente responsables por los daños causados por sus hijos menores y que habitan con ellos".

Es por esto que ordenó el pago de una indemnización de 1.147.000 pesos en efectivo, más intereses, que deberán ser abonados una vez que quede firme la sentencia civil por el crimen en San Martín.