Mauro Cerutti (26), exvolante de Independiente Rivadavia, recordó sus inicios en el fútbol como si esos momentos hubieran transcurrido ayer. El jugador está en el Panachaiki, de la segunda división de Grecia, y desde ese país manifestó su amor por el club del Parque.

"Me siento muy en deuda con la Lepra y no sé si algún día pueda retribuirla", le dijo a Ovación en una entrevista.

Te puede interesar...

"La Lepra significa muchísimo para mí, Tuve la suerte de tener compañeros en inferiores; éramos de la categoría '94 y éramos todos muy sanos y muy buena gente. Aprendí demasiado de ellos y del club más todavía", dijo.

Luego añadió: "Semana por medio en inferiores viajábamos a jugar a Buenos Aires en micro, 16 horas de viajes rezando para que no se rompiera le micro. Llegábamos a las 7 u 8 de la mañana, comíamos una medialuna, un té y así jugábamos. Después pasan los años, y cada vez que me siento a desayunar antes de jugar en algún hotel pienso en eso".

"Ahora el desayuno es más surtido. Historias así hay tengo miles jaja podría hacer un libro. Una vez viajamos a Buenos Aires sin el techo de la salida emergencia del micro, pasamos un frío jaja. Todo eso me dejó, historias, amistades, pero sobre todas las cosas muchísimas enseñanzas. He aprendido más en todos los años que estuve en la Lepra que en la escuela, y eso que era bueno en la escuela", resumió.

Mauro-Cerutti-1.jpg
Mauro-Cerutti-2.jpg
Mauro-Cerutti-3.jpg
Mauro-Cerutti-4.jpg
Mauro-Cerutti-5.jpg

-¿Por qué te fuiste de Independiente?

-Por qué mi sueño siempre fue salir de Mendoza, desde chiquito lloraba porque le decía a mis viejos que quería irme a jugar a otra provincia. Pero bueno, el tiempo lo acomoda todo, y cuando se me terminó el contrato era el momento para cumplir ese sueño. Pude ir a cumplirlo a Temperley donde también fui muy feliz.

-¿Cómo es tu actualidad en ese club griego?

-Estuvo bastante complicado con el tema de la pandemia y se retrasó muchísimo el arranque del torneo. Tendría que haber arrancado en octubre del año pasado, y empezamos hace tres semanas.

-¿Cómo es la ciudad y cómo te las arreglás con el idioma?

-Llegué en agosto a la ciudad de Patras, que es bastante linda. El idioma bastante complicado, recién ahora voy entendiendo más o menos lo que hablan, pero lo bueno es que todos manejan muy bien el inglés, y yo la verdad que lo hablo bastante bien.

-¿Cómo está el equipo en el torneo?

-Van 7 fechas, estábamos segundos hasta la fecha pasada que empatamos y ahora estamos terceros. Estamos todo bastante ajustados con uno o dos puntos de diferencia.

-¿Cómo has pasado la pandemia?

-Me agarró en Buenos Aires, mientras estaba en Temperley, estuve un mes allá hasta que conseguí el permiso para volver a Mendoza. Me volví, seguí con la cuarentena ahí, tuve Covid así que estuve en el hospital doce días jaja y después me vine para Grecia.

-¿Te acordás el día que fuiste a probarte en un club? ¿Quién te acompañó?

-Ufff tengo más pruebas en clubes jaja. Anduve por todos lados, fui a la U de Chile, a Boca dos veces, a River, a Unión de Santa Fe y deben haber algunas más que no me acuerdo jaja. Lo que sí me acuerdo fue cuando fui a probarme a la Lepra con un amigo, el Gaby Lucero, y nos llevó su hermano el gran Kiti jaja. Ahí empezó todo en Independiente.

-¿Hay algo que te quite el sueño en el fútbol porque no pudiste lograrlo?

-Un volante tiene que ser muy perseverante, sabés que vas a perder la pelota mil veces, pero que la tenés que recuperar mil y una veces. Yo me considero una persona muy perseverante.

-¿Quién te puso de volante? ¿Estás cómodo en esa posición?

-En inferiores jugaba de enganche, y no corría ni marcaba a nadie jaja. Después subí a primera y me di cuenta que si quería jugar tenía que correr y marcar, el único que no corría era Juan Román (pro Riquelme) jaja, después los normalitos tenemos que correr. Y cuando bajaba a la Leprita, Riestra me ponía de volante y ahí me acostumbré.

-¿Hay algo que te quite el sueño en el fútbol porque no pudiste lograrlo?

-Siempre voy en busca de algo que me quite el sueño, siempre, en cuanto a algo personal y grupal. Quiero poder hacerme mi casita y sé que la situación está muy difícil, pero es algo que tengo entre ceja y ceja. Y en lo grupal, siempre quise ganar algo con algún club. He estado muy cerquita con Independiente, con Temperley y ahora sueño con hacerlo acá.

Siempre busco algo que me mantenga motivado. El día que no lo encuentre en el fútbol lo buscaré en otro lado.

-¿Alguna vez hubo una discusión con un compañero o rival en la cancha que luego se trasladó al vestuario?

-No jajaja, con mis compañeros nunca, soy bastante hincha huevos en el vestuario, pero en el sentido de boludear y reírme: hago maldades sanas.Con los rivales si soy maldito pero porque les quiero ganar nada más, después cuando termina el partido si me he peleado con algún contrario, voy , le pido disculpas y lo abrazo jaja.

Otros datos del mediocampista

  • Mauro Cerutti Giner nació el 29 de marzo de 1994 en el Hospital Español. "Casi nazco en el auto", tiró.
  • Su familia está integrada por sus padres, Gerardo (tiene 56 años) y Mabel (56) y sus hermanos Franco (28) y Milagros (19)
  • Comenzó jugando fútbol sala en el club Alemán. A los 11 años pasó a Independiente Rivadavia, donde jugó en primera y estuvo hasta los 23
  • Luego desembarcó en Temperley, donde permaneció dos años y medio. Terminó su contrato en ese club y se fue a Grecia, donde actúa en Panachaiki FC.

  • "Le mando un saludo a mi abuelo Manolo, que es mi mejor amigo, y siempre que estaba en Argentina nos llamábamos todo el tiempo y trabajaba con él. "Ahora que estoy acá, cómo no sabe usar WhatsApp no hablamos tan seguido", tiró Cerutti.

Así juega el ex Independiente

Mauro Cerutti - Mediocampista 2020