Espectaculos Lunes, 1 de octubre de 2018

San Sebastián con Argentina protagonista

Darío Grandinetti logró el galardón por su rol en la película argentina Rojo, cuyo director, Benjamín Naishtat, también fue premiado.

El actor Darío Grandinetti y el director argentino Benjamín Naishtat ganaron los máximos premios Concha de Plata al mejor actor y director, respectivamente, en el Festival de Cine de San Sebastián por sus participaciones en la película Rojo. La española Entre dos aguas se llevó el máximo premio a la mejor película del certamen.

En el filme, Grandinetti interpreta a un tranquilo abogado de provincia que asiste aterrado a la complicidad civil que propiciará la llegada de última la dictadura militar argentina (1976-1983). Al recibir el galardón, el actor, de 59 años, dijo que la película es una advertencia "en estos momentos en que parece que la derecha y el fascismo han vuelto a crecer en el mundo". Grandinetti está identificado con el anterior gobierno kirchnerista.

En tanto, Naishtat, un joven director de 32 años, criticó duramente la actual gestión pública de la cultura en Argentina. "La cultura dignifica, es parte de la dignidad de un pueblo, y la dignidad no se negocia", dijo. Y agregó: "Seguramente mañana los diarios de mi país hablen de los premios de hoy. Y dirán que el cine argentino va bien, pero hace una semana se cerró el Ministerio de Cultura y esa es una de las muchas cosas que estamos sufriendo, ni voy a entrar ahora en los improvisados que manejan la política".

Naishtat ambienta Rojo en 1975 en una provincia argentina no identificada, para describir el clima de nacionalismo, miedo e hipocresía que hizo posible el golpe militar del año siguiente. El director de Historia del miedo (2014) y El movimiento (2015) se llevó así un premio de envergadura, que se suma al recibido por su actor principal. El elenco también es integrado por Andrea Frigerio y al chileno Alfredo Castro. Por Rojo también fue premiado el brasileño Pedro Sotero con la mejor fotografía.

Segundo año consecutivo

El festival donostiarra había entregado el premio a mejor director el año pasado a la argentina Anahí Berneri, por su película sobre la prostituta Alanis, mientras consagró como mejor actriz a la protagonista, Sofía Gala Castiglione.

En tanto, el premio de la sección Horizontes Latinos, donde competían 12 producciones latinoamericanas, fue para la también argentina Familia sumergida, sobre una mujer que debe enfrentar el duelo tras morir su hermana.

Su directora, María Alché, valoró que hubo "un clima muy lindo en las proyecciones" y agradeció que hubo "preguntas muy interesantes" por parte del público.