Espectaculos Jueves, 12 de julio de 2018

Los monstruos salen de vacaciones

Tercera parte. La exitosa saga animada creada y dirigida por Genndy Tartakovsky regresa con Hotel Transylvania 3, donde Drácula y su familia se embarcan en un lujoso crucero.

Seis años atrás, una alocada película animada sobre un hotel donde los monstruos de todo el mundo podían relajarse se transformó en un éxito inesperado. Hotel Transylvania recaudó 358 millones de dólares a nivel global, cuando había tenido un presupuesto de 85 millones, y también fue nominada a un Globo de Oro como mejor filme de animación. En 2015 llegó la secuela, que recaudó todavía más, 473 millones, y como lógica consecuencia se estrena Hotel Transylvania 3: monstruos de vacaciones, la esperada tercera parte.

Esta vez la historia se centra en Drácula, su hija Mavis, Johnny, Frankenstein y el resto de sus amigos mientras se toman unas vacaciones en el lujoso Crucero Monster. Allí Drácula se enamora de la bella capitana del buque, Ericka, quien es secretamente descendiente de Abraham Van Helsing, el famoso cazador de monstruos y antiguo archienemigo de Drac. Al enterarse de esto, la hija de Drac, Mavis, y su esposo Johnny, harán todo lo posible para evitar el malvado plan de Ericka, que consiste en destruir a todos los monstruos que viajan en el crucero. Mientras tanto, los pasajeros viajan a través del crucero por Ibiza, el Triángulo de las Bermudas, Miami y el Caribe, disfrutando de fiestas, paseos y bronceados nocturnos.

En su versión en inglés la película cuenta con las voces originales de estrellas como Adam Sandler (Drac), Andy Samberg (Johnny), Selena Gomez (Mavis), Steve Buscemi (Wayne), Mel Brooks (Vlad) y Fran Drescher (Eunice), entre muchos otros. Pero lo más importante es que detrás de cámara se vuelve a encontrar Genndy Tartakovsky, el realizador ruso-estadounidense que es el creador de la saga y dirigió las dos películas anteriores.

"En esta película todo tiene que ver con la familia. Toda la franquicia es acerca de la familia", dijo Tartakovsky, que también es el creador de las series animadas El laboratorio de Dexter y Samurai Jack. "La película también habla de la aceptación, de que todos somos iguales, seas un monstruo, un humano o un unicornio", afirmó.

La idea para Hotel Transylvania 3 surgió de una experiencia personal del cineasta, cuando al término del segundo filme, sus suegros lo sorprendieron con un crucero. "Estuvimos encerrados en un barco durante una semana. Empecé a ver a las otras familias, las diferentes dinámicas, y me di cuenta de que era un gran lugar para una familia de monstruos", añadió el director, para quien todos los personajes en esta ocasión han empezado ya a crecer y a encontrar su propia voz. Drácula, por ejemplo, "siempre cuidaba de todo el mundo", pero ahora "está enamorado de la persona equivocada y Mavis tiene que adoptar el rol paternal y asegurarse de que su padre esté bien", explicó.

Para chicos y grandes

Según Tartakovsky, la película es disfrutable tanto para los chicos como para los adultos, porque cuenta con muchos chistes que los mayores van a captar, pero también un "humor físico apto para todo el mundo, tengas diez años o 35", señaló.

Las películas de animación tienen un largo proceso de desarrollo y necesitan de un gran equipo de trabajo. "Esta secuela nos tomó dos años", contó el director. "En siete años hice tres películas. Generalmente el equipo es grande: en la primera trabajaron 200 personas y 400 en la segunda y la tercera. Ahora estoy desarrollando un show de televisión y, al mismo tiempo, otro largometraje animado. Pero no puedo adelantar nada al respecto".

En esta nueva aventura de los excéntricos monstruos la banda de sonido es especialmente importante. "Primero hicimos los guiones y la música se agregó luego", explicó Tartakovsky. "Nuestro compositor Mark Mothersbaugh hizo la música con la animación. Quisimos que la banda de sonido sea más divertida y humorística. En verdad la música toma un rol importante: podés tener emoción instantánea con unos acordes", concluyó.