Espectaculos Lunes, 29 de octubre de 2018

Demi Moore:"Viví una espiral de autodestrucción"

La actriz se sincera tras ser galardonada con el premio Mujer del Año.

No todo ha sido un camino de rosas en la vida de Demi Moore. La protagonista de Ghost se ha sincerado sobre los problemas que sufrió en el pasado. "Al comienzo de mi carrera entré en una espiral de autodestrucción en la que no importaba el éxito que tuviera, simplemente sentía que no era lo suficientemente buena".

Luego agregó: "Pensaba que no tenía ningún valor y esa senda autodestructiva me llevó muy rápido a un punto crítico, a una crisis real", ha confesado Moore, de 55 años, tras ser galardonada el pasado sábado con el premio a la Mujer del Año por Peggy Albrecht Friendly House, una organización con un programa residencial para mujeres con problemas de abuso de sustancias y alcohol, situado en Los Ángeles, California.

En su discurso, la intérprete de grandes éxitos de los años noventa como Propuesta indecente o Striptease, no revela qué adicción padeció, pero señala que dos personas que apenas conocía la ayudaron y le ofrecieron una oportunidad: "Me dieron la oportunidad de redirigir el curso de mi vida antes de que lo destruyera todo. Claramente, veían algo más en mí de lo que yo veía por mí misma. Y estoy muy agradecida. Sin su fe en mí, no estaría aquí hoy".

"La vida no es una línea recta y creo que todos aquí han tenido que lidiar con no sentirse lo suficientemente bien en algún punto de sus exitencias", siguió Moore. "En un momento de gran dificultad, contacté con una sabia maestra, le hablé de mis miedos a no ser lo suficientemente buena y me dijo: 'Puede que nunca seas lo suficientemente buena, pero puedes saber el valor de lo que vales. Deja de medirte'. Así que hoy dejo de medirme y os agradezco este precioso reconocimiento y la oportunidad de conocer el nivel de mi valor".

Rumer Willis, Bruce Willis, Tallulah Willis, Demi Moore y Scout LaRue Willis, en el debut de Rumer en Broadway, Nueva York, en el musical 'Chicago', en septiembre de 2015.
Rumer Willis, Bruce Willis, Tallulah Willis, Demi Moore y Scout LaRue Willis, en el debut de Rumer en Broadway, Nueva York, en el musical 'Chicago', en septiembre de 2015.

La actriz también aprovechó para destacar la labor solidaria que tienen sus hijas, Rumer (30), Scout (27) y Tallulah (24), fruto de sus 13 años de matrimonio con el también actor Bruce Willis y que no dudaron en acompañar a su madre al evento. Igual que ha hecho ahora Moore, sus tres hijas también han hablado en varias ocasiones sobre sus problemas con el alcohol o las drogas. "Ayer celebré seis meses estando sobria", escribió Rumer en julio del año pasado en un post de Instagram, en el que añadió que nunca había estado más orgullosa de sí misma.

Según revela la revista People, Moore fue a rehabilitación por su adicción a las drogas y el alcohol a mediados de los años ochenta. En 2012, después de meses de fiesta y una drástica pérdida de peso, la actriz tuvo que ser hospitalizada. "Debido al estrés en su vida en este momento, Demi ha elegido buscar asistencia profesional para tratar su agotamiento y mejorar su salud general", dijo entonces el representante a E!News. Precisamente, la intérprete ya había hablado en otra ocasión del estrés y la ansiedad que ha sufrido a lo largo de varios años y que incluso le provocó la pérdida de dos dientes. "Me gustaría explicar que me lo hice cayendo de un monopatín, pero no es así. Perdí los dos dientes frontales por el estrés. Y lo quiero compartir porque creo que es importante. Me pasó en un momento de mucha ansiedad", dijo Moore en junio de 2017 en el programa de Jimmy Fallon en la NBC.

Fuente: El País

Más noticias