Editorial Lunes, 6 de agosto de 2018

Semana de definición

Tras las presiones y el lobby, el miércoles se definirá en el Senado el proyecto de ley que tiene dividido al país.

Uno de los debates más encendidos de la historia de nuestro país tendrá una definición este miércoles en el Senado de la Nación. Argentina tiene en plena discusión una de las leyes que pone en tensión los derechos civiles con las creencias religiosas, lo que ha despertado pasiones, presiones y también actos de violencia.

Tras salir de Diputados el proyecto de legalización y gratuidad del aborto, la dialéctica fue en ascenso y no hubo forma de poner paños fríos. Varios senadores y senadoras reconocieron la presión que recibían de los grupos de poder en sus provincias. El lobby ha sido una de las constantes que han atravesado a todos los bloques, tanto oficialistas como opositores, lo que ha llevado a expresiones como "votaré por convicciones personales" o "religiosas" o "confesionales", dando pocas explicaciones para la discusión política sobre los derechos individuales o la salud pública.

En el Senado los que sí hablaron y se explayaron sobre la temática fueron los "especialistas", aunque algunos, con sus fanatismos, lo único que lograron fue hasta poner en jaque las políticas públicas en prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Los pañuelos como símbolo han ocupado plazas, calles, los pasillos de las escuelas y las sobremesas familiares. También, y sobre todo el verde, se han convertido en el símbolo de una generación que sobrepasa cualquier tipo de estructura partidaria.

Esta vez la neutralidad es minoría, la sociedad buscó tomar posición, y no sólo vino de los centros de estudiantes, de organizaciones de mujeres o desde instituciones religiosas. También se han ubicado de algún lado de la vereda los colegios de abogados, de médicos, de escribanos, de sociólogos, de trabajadores sociales, de psicólogos, entre tantos otros, dejando en claro que el tema del aborto no pasa desapercibido.

El domingo hubo marchas, manifestaciones y actos, como viene sucediendo casi día por medio. En más de medio centenar de embajadas y consulados argentinos en el mundo se manifestarán los que están a favor de ley el 8; ya hicieron un actividad similar los que están en contra.

Para la noche del miércoles se sabrá si la ley fue sancionada o si se cayó el proyecto. Se sabrá si los abortos serán legales o si se seguirán haciendo en la clandestinidad.

Más noticias