Editorial Martes, 17 de julio de 2018

Resfrío latinoamericano

El mayor riesgo a corto plazo es principalmente la guerra comercial que se ha desatado entre EE.UU. y China.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó la actualización de las previsiones económicas en el mundo. La novedad trae noticias que no son del todo buenas para América Latina.

El organismo sigue proyectando un crecimiento global del 3,9% para este año y para el que viene. No cambian las previsiones para Estados Unidos ni para España, pero sí se rebajan para el conjunto de la Unión Europea y, en particular, para toda América Latina.

Esta es una noticia poco simpática para los argentinos, sobre todo si se tiene en cuenta que el reciente cimbronazo internacional -aquí se tradujo en un sismo cambiario con variadas consecuencias políticas y económicas- afectó mucho más fuerte a la Argentina que a otros países latinoamericanos, como Brasil o México.

El diario español El País lo sintetizó ayer así: "El crecimiento de la economía global que prevé el FMI sigue siendo robusto, pero tiende a ser menos equilibrado, es más frágil y los riesgos que lo amenazan son mayores".

Expertos del FMI atribuyen la causa de esta situación "al incremento de las tensiones comerciales" que vive el mundo.

También explican que "la amplia expansión global que empezó hace dos años se ha estancado y se ha hecho menos equilibrada", según escribió El País citando al consejero económico del FMI Maurice Obstfeld.

En la mayoría de las economías avanzadas la tendencia es que el crecimiento sea más moderado. Incluso ya se prevé que en los Estados Unidos la economía se frene en el 2020, luego de un 2018 y un 2019 que presentará los buenos números que ya fueron estimados.

En el caso de la Unión Europea la salida de Inglaterra (el Brexit) de ese bloque comercial y político será una de las razones fundamentales de cierto bajón de crecimiento que se verá en la UE este año y el próximo.

China seguirá creciendo de acuerdo a las previsiones que hizo el FMI aunque no pasará lo mismo con Brasil.

El mayor riesgo a corto plazo es la guerra comercial que se ha desatado principalmente entre los Estados Unidos de Donald Trump y China y con otros actores de primer orden como Rusia y Europa.

Todo eso es parte del resfrío latinoamericano.

Más noticias