Editorial Viernes, 16 de febrero de 2018

El debate no sobra

Una periodista y ex Virreina de la Vendimia abrió la discusión sobre las elecciones de soberanas vendimiales.

Con el sólo "le sobra una parte, desentona", una ex virreina de la Vendimia abrió el debate, o más bien puso sobre el tapete un tema que aunque parezca increíble es políticamente incorrecto tratarlo desde los fueros oficiales, sea la gestión que sea, o el partido de turno al que le toque gestionar.

Ya hemos marcado que la televisión nacional puso en debate reclamos históricos del feminismo; y tuvo que ser una periodista, que hace unos pocos años portó una corona departamental, la que declarase: "Vamos creciendo... vamos despertando".

Las cuidadas críticas que hizo Julieta Navarro, de Grupo América, fueron a las elecciones de reinas vendimiales.

En este caso es la cosificación de las mujeres, como una de las formas de violencia, lo que entró al debate tras ese par de posteos que realizó la reina de la Vendimia de Las Heras del 2008.

Los concursos de belleza vienen siendo cuestionados desde hace años y son muchas las ciudades y provincias en las que se dejaron de realizar y hasta se prohibieron.

Casos similares, de cosificación, se discuten por estos días con el cuestionamiento hacia la utilización de promotoras o "azafatas" en las carreras de autos y en el ciclismo. Justamente la Fórmula 1 ya decidió sacarlas de contexto, como así también el automovilismo nacional.

Más de un intendente de alguna comuna chica y pobre reconoce que quienes están encargados de Cultura en su departamento ponen el grito en el cielo ya que Vendimia se lleva todo el presupuesto, y una gran parte de éste es para la elección de la reina y los viáticos que necesitan para las actividades de ésta.

Vestidos, maquillajes, peinados, viajes, hotelería, comidas y toda una estructura de personal dedicado a las reinas: un verdadero dineral para algo que alguien se animó a decir que ya "sobra, desentona".

Si bien lo primero que recibió Julieta Navarro tras su publicación en las redes sociales fueron críticas y algunas "chicanas", su propuesta no hace más que abrir un debate que nos enriquece como sociedad y potencia la Vendimia, la fiesta que nació entre cosechadores, que cambió, que se hizo parte de la tradición, que se institucionalizó, que se tornó en un sello y en un imán turístico, y que también se merece que se discuta cambiar o "evolucionar" más allá de que la sola mención de eliminar la elección de la reina sea un pecado para cualquier gobernante de Mendoza.

Bienvenido el debate.

Dejanos tu comentario